Jaime González

Pontevedra, el PSOE, la Marea y los fabricantes de odio

Pontevedra, el PSOE, la Marea y los fabricantes de odio
Jaime González. PD

Dedica Jaime González su columna de ‘ABC‘ este 23 de febrero de 2016 a los creadores de odio quen pululan por España:

  • A Mariano Rajoy lo han declarado «persona non grata» en Pontevedra, que es como si a Rodrigo Díaz le hubieran quitado el Vivar. Para que el papelón de las fuerzas «de progreso» se convirtiera en sarcasmo, el motivo tenía que ser una fábrica de celulosa, excusa perfecta para que PSdeG, Marea y el Bloque salieran a navegar por la ría del sectarismo.
  • Que el emplazamiento de la fábrica no gusta a nadie es tan verdad como que de ella viven cinco mil familias, una cuestión menor para la izquierda radical. Si PSdeG, Marea y el Bloque hubieran echado cuentas del daño económico que el cierre de la fábrica habría supuesto para Pontevedra -la ciudad con más paro de Galicia-, no podrían haber declarado «persona non grata» a Mariano Rajoy, que es su auténtica obsesión patológica.
  • A las fuerzas «de progreso» se les llena la boca con expresiones del tipo «garantes de los derechos sociales», «defensores de la dignidad del empleo» y otras muletillas al uso, pero a las primeras de cambio se les nota el pelo de la dehesa: cuando están en la oposición, lideran todas las convocatorias de protesta -estén o no justificadas-, pero cuando gobiernan, las reivindicaciones y manifestaciones de los trabajadores se convierten en un chantaje (Ada Colau sobre los empleados del Metro de Barcelona) o pasan a ser la expresión de un comportamiento «fascista» (el concejal de Seguridad de Madrid sobre el «escrache» que le montaron los policías del Ayuntamiento).
  • Esto de declarar «persona non grata» a Mariano Rajoy -que nadie se engañe- no tiene que ver con la decisión del Gobierno de garantizar la permanencia de una fábrica de celulosa en Pontevedra, sino con la fábrica de revancha, odio e inquina que la extrema izquierda mantiene abierta, y a pleno rendimiento, desde que alcanzó el poder municipal con el apoyo del PSOE.
  • En realidad, todos los que no pasan por el aro «progresista» son «personas non gratas», porque el populismo radical está inmerso en un proceso de impugnación general de la Transición, al considerar que la izquierda salió derrotada y humillada en aquel gran pacto de reconciliación nacional. Lo de Mariano Rajoy en Pontevedra será una anécdota comparado con lo que puede pasar si las fuerzas «de progreso» llegan a un acuerdo de Gobierno.
  • En ese caso, la fábrica de la izquierda extrema va a elevar su producción hasta que el aire se nos vuelva irrespirable.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído