Raúl del Pozo

«El PSOE sobreactúa en su asco a los del PP y luego se reparte el Estado con ellos»

"El PSOE sobreactúa en su asco a los del PP y luego se reparte el Estado con ellos"
Raúl del Pozo. PD

Raúl del Pozo habla sobre las famosas pinzas postelectorales, recordando la muy mítica de Aznar y Anguita en contra del PSOE de Felipe González:

Madrid sigue siendo la capital de los mentideros, tal como la describieron los dos cojos más célebres que renquearon por el Foro: Quevedo y Romanones. Siempre se pensó que el diablo era cojo. El poeta republicano José Antonio Balbotín arremetió en un poema satírico contra el conde por su ansia de dinero y su maldad para fabricar intrigas: «’Cojo de mala cojera/ cojo de cuerpo y alma/ España no estará en paz/ hasta que estires la pata’». Don Francisco de Quevedo, putero, también cojitranco, y cazalloso -Góngora le llama Francisco de Quebebo- desde que se vio en Madrid, nos contó lo que vio. Se inventó mil aguafuertes; contó que la sarna se estaba muriendo de hambre, mientras la corte ardía con las supercherías del gobierno de los demonios para pasar las mentiras por verdades.

Hace unos años descubrimos cómo los vicios de la corte y las acciones de pasar por mentiras las verdades seguían sucediendo. Y así surgió el mito de la ‘pinza’. La ficción consistió en inventarse una conjura contra el Rey y contra Felipe González. A un grupo de periodistas y escritores nos acusaron de pertenecer al Sindicato del Crimen. Pero toda mi participación en la conjura consistió en ir a un cóctel y posar para una fotografía; por eso, desde entonces, y por otras cosas parecidas, ya sé que la Historia es la relación de los hechos imaginarios y la política, el arte de revestir las serpientes.

Rememora que:

‘La pinza’ o los extremos de una herramienta que se juntan para sujetar algo, fue el nombre del pacto de José María Aznar con Julio Anguita para echar a Felipe González. Julio Anguita declaró muchos años más tarde que aquella fue una invención de Goebbels para hundir a IU. Pero lo más asombroso es que ‘la pinza’ se sacó del baúl por los mismos hace unas semanas para describir la supuesta alianza entre el PP y Podemos. Esta vez la herramienta de propaganda saltó por los aires cuando se firmó el pacto entre PSOE y Ciudadanos. Los de Podemos se sienten engañados por el PSOE; les acusan de tramposos y les dicen que ellos sí que quieren hacer ‘la pinza’ con el PP, como cuando sostienen la Monarquía o firman el Artículo 135.

Y finaliza:

Los socialistas se volvían muy de izquierdas en las campañas electorales y luego pactaban con los nacionalistas conservadores. Los dirigentes del PSOE en esta democracia no fueron ni Attlee ni Olof Palme, ni siquiera Mitterrand. Churchill, enfurecido porque Attlee le ganó las elecciones a pesar de haber ganado él la guerra, dijo: «Llega un taxi vacío al número 10 de Downing Street, se abre la pera y sale míster Attlee». Pero aquel ‘premier’ hizo cambios revolucionarios como los hizo después Olof Palme. Por eso lo mataron. Aquí los socialistas sobreactúan en su asco a los del PP y luego se reparten el Estado con ellos. Por fin, Pedro Sánchez habló de reformismo. Y ya advirtió Lenin a los dos Pablos, dos Iglesias, que la experiencia de todos los países muestra que los trabajadores han sido burlados siempre por los reformistas. «El reformismo y la regeneración son cuentos para engañar y corromper».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído