Víctor Entrialgo de Castro

Una cierta incertidumbre

Una cierta incertidumbre
Víctor Entrialgo de Castro, abogado y escritor. PD

Resulta evidente que nuestro sistema electoral propicia el follón así que ante la presente incertidumbre, parece evidente que el voto, antes de perseguir la victoria, debe buscar el mal menor.

Un repaso a la Historia reciente en términos de estrategia política, -aparte el tema de la corrupción,- no deja lugar a dudas de que el gran responsable de lo que está pasando, presumiendo su buena fe, es el partido socialista, llamado a corregir su contumacia. No sólo por su resultado electoral, el peor de la democracia, sino porque su pretensión de alcanzar el poder a cualquier precio le ha llevado a cometer los mayores errores y a alimentar a todas las «polillas» de la unidad y la concordia nacional.

Zapatero, el PSUC y el Estatuto catalán, «aceptaré el texto que salga del Parlamento catalán» y ahora Pedro Sanchez, son los agujeros negros que han generado todas estas «ondas gravitacionales» de los oportunistas separatistas de este país. Carmen Chacón, que anda todavía por ahí, Ministra de defensa que designó a Julio Glez, Jefe del Estado Mayor de «Podemos», financiado por potencias extranjeras. Mas, Mareas, Compromis y todos los separatistas con los que ha pactado y quiere seguir pactando Sanchez, con tal de no ser catapultado hacia la nada.

Sanchez y Rivera, acaban de firmar el principio de su fin, con un pacto loable pero comenzado por el tejado. Son los que más miedo tienen a la tormenta que viene y por eso quieren atarse al mástil y dar vueltas a la cuerda.

El candidato propuesto, despues de recibir por chicuelinas la propuesta de su Majestad el Rey, ha dado un derechazo con Rivera, un brindis al sol y a su militancia con el referéndum y un pase de pecho al comité federal pensando, como siempre, exclusivamente en sí mismo.

A partir del martes durante el debate, dará otro a la izquierda radical, en una campaña diseñada para llegar a las elecciones habiendo tirado los tejos a todos, incluso a aquellos que caminan en manada por los pasillos del parlamento, lo mismo a los urinarios que a las ruedas de prensa.

La solución de España,- la ciudadania se estará dando cuenta-, no es convertirla en una jaula de grillos, sino reformar las estructuras de los grandes partidos y aclarando su financiación, adquieran la ductilidad precisa para, coaligados junto a Ciudadanos que se ocupe de reformarlos, llegar a ser fuertes en Europa, que con la OCDE, acaba de elogiar los esfuerzos y la reforma labor y de advertir del peligro de frenar las reformas.

España, que es voluble y del último que llega para que le resuelva la vida, en medio de esta cierta incertidumbre nacional, está llena de «pipicalzaslargas» que en nuestros pueblos y ciudades no son siquiera capaces de solucionar el problema de los mendigos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído