Federico Jiménez Losantos

«El discurso de Sánchez es para mantenerse como jefe de la oposición a Rajoy»

"El discurso de Sánchez es para mantenerse como jefe de la oposición a Rajoy"
Federico Jiménez Losantos. PD

Federico Jiménez Losantos señala que el discurso de Sánchez fue tan gaseoso que ni siquiera tuvo tiempo de replicar las palabras de Pablo Iglesias celebrando la excarcelación de Otegui. ¿Tal vez aún espera un gesto por parte de Podemos? Seguro:

Ayer pudieron leerse, verse u oírse en España dos discursos políticos. Uno, de casi dos horas, lo pronunció Pedro Sánchezen las Cortes, en teoría para ser investido presidente del Gobierno, en la práctica para mantenerse como jefe de la Oposición a Mariano Rajoy por tiempo indeterminado. El segundo discurso, mucho más breve pero de calado muy superior, fue un tuit de Pablo Iglesias saludando la salida de la cárcel del dirigente etarra Arnaldo Otegi: «La libertad de Otegi es una buena noticia para los demócratas. Nadie debería ir a la cárcel por sus ideas».

Ambos discursos, el gaseoso y el de plomo, marcan con claridad la disyuntiva política que afronta España: o se impone la legalidad constitucional que representan PP, PSOE y C’s o la realidad de una izquierda totalitaria y separatista que siempre ha legitimado al terrorismo, que sólo acepta la democracia como medio para llegar al Poder y que al balazo en la nuca llama idea. El proceso lo inició ZP («Otegi es un hombre de paz») y parte de legitimar a la ETA y cualquier terrorismo separatista como «lucha armada» contra el «franquismo» o la «democracia burguesa». Lo de Iglesias en la ‘herriko taberna’, o lo de Willy Toledo ayer: «Gora ETTA». La Fiscalía, en Babia.

Aclara que:

De los líderes de las principales fuerzas políticas constitucionales -Rajoy, Sánchez y Rivera-, sólo el de C’s respondió a Iglesias: «Otegi fue condenado por la Justicia por pertenencia a banda armada. Encarcelado por sus ideas está Leopoldo López». E Iglesias contestó: «Menos lobos, ‘albertrivera’, que os salisteis del Parlament con el PP para no condenar el franquismo. Nosotros principios, vosotros márketing».

Y finaliza:

Iglesias, cabecilla del comunismo bolivariano promovido por las teles de Rajoy, asocia el antifranquismo a ETA y la condena a sus crímenes con el franquismo. Pero casi todos los crímenes etarras se cometieron en democracia y para destruirla. Entre los de Otegi, aparte de reconstruir Batasuna por orden de ETA, destacan el secuestro y ametrallamiento de Gabriel Cisneros a las puertas del Congreso, el secuestro de Javier Rupérez y el del industrial Luis Abaitua -por el que fue condenado a 10 años de cárcel- al que en el zulo obligaba a jugar a la ruleta rusa. Ese discurso de plomo es lo que respalda Iglesias. Y lo que por el maldito discurso gaseoso puede conseguir.

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído