Santiago López Castillo

‘Amount’ Valencia

'Amount' Valencia
Santiago López Castillo. PD

Resulta conmovedor leer y escuchar a unos supuestos colegas, que son del partido, el socialista, atizando la brasa al Partido Popular, y hacer de los tres monitos, o sea, no ver, no hablar, no escuchar, cuando sus defendidos -por acción u omisión- están en la rue imputados por severa gravedad. V. gr., Chaves, Griñán (Mangriñán, no, quque fue el mayor «secante» de Di Stéfano nada más llegar al Real Madrid) y Zarrías, además de seiscientos implicados callan como putas/os, en lenguaje sexista, con motivo de los fraudulentos Eres de Andalucía al tiempo que la juez Alaya era vilipendiada, muerta y sepultada a su llegada al juzgado de Instrucción de Sevilla.

No. No es un caso aislado. El PSOE está en primera posición de la corrupción hispana. Se ha caracterizado por inclinar la balanza negativa a favor de Felipe González (¡vuelve, Felipe!), provocando, con o sin querer, la muerte de algún instructor del caso Filesa, recuérdese a Marino Barbero, principios de los años 2000. ¿Y los ministros encarcelados? ¿Alguien se acuerda de aquello? Pero ahora toca Rita Barberá, como tocó Esperanza Aguirre y hasta que la espiche, Mariano Rajoy. Los adversarios son inasequibles al desaliento. La ex alcaldesa de Valencia, aún sin ninguna imputación, de momento, ya ha sido condenada por los junta-letras y por los telediarios afines a la izquierda. Su gestión tuvo resonancia internacional: vela, motociclismo, automovilismo, turismo… Hizo de la capital del Turia una gran ciudad y con Camps, el de los cuatro trajes, una pujante región.

Pero el PSOE y sus cuates de izquierda se pasaron la vida, desde los años 90, obsesionados con expulsar de la comunidad levantina a la derecha. Para dar paso a los resentidos Jon Ribó (alcaldía) y Ximo Puig (presidencia regional), ambos laicistas marxistas-leninistas y, por tanto, irreverentes con la Iglesia, incluida la Virgen de los Desamparados, patrona de Valencia. Dicho esto, son conocidos los favores de los antiguos regidores valencianos para con no pocos «compañeros» que, con escasos méritos, tuvieron cabida en la programación autonómica de aquella región, Canal 9. Bueno, pues si te he visto no me acuerdo. Casos distintos son, por dar un par de ejemplos, Carlos Carnicero o Carmelo Encinas que siguen al pie de la letra las máximas del PSOE y cobran de un canal de derechas, manda huevos, 13 TV. Todo por la pasta. Es lo que se lleva. Gesto que me recuerda mucho al sobre del apoderado de los toreros que denunciara en su día mi extinto amigo Vicente Zabala; gesto habitual y no imputable -conviene aclarar- a los colegas antes citados.

Así que a por Rita, no la Maestre, la de las tetas, la de arderéis como en el 36 y otras lindezas. Sino a por la senadora Barberá, que está en la cámara oscura de la inutilidad. Es decir, el Senado. Duermevela de la eufemística representación territorial.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído