Jorge Bustos

«Carmena no es tan inocente como parece y tomó partido contra Iglesias»

"Carmena no es tan inocente como parece y tomó partido contra Iglesias"
Jorge Bustos. PD

Jorge Bustos resalta el palo que Manuela Carmena le ha pegado a Pablo Iglesias con eso de que Podemos debe permitir el gobierno del PSOE, aunque luego se tuviera que comer sus propias palabras o, cuando menos, matizarlas:

Sabemos que la inocencia y la elasticidad son patrimonio de la infancia, pero Manuela Carmena ha venido a la política a demostrar que también pueden ser atributos de senectud. Nadie en España yerra con tanto candor ni rectifica con tales reflejos. Su ejecutoria al frente de una gran metrópoli europea bien podría tildarse de modesta, pero incluso a los periodistas menos dotados para la palpitación emotiva nos cuesta reprimir un impulso de ternura a la hora de fiscalizar su gestión. Si Amancio Ortega dona 20 millones a Cáritas, practica infecta caridad; si Carmena junta a unos mendigos a cenar en Nochebuena, al reporterismo franciscano se le licúan las mejillas.

Recalca que:

En la memoria de ciertos nostálgicos doña Manuela funciona como el par metafórico de un Tierno Galván retornado a la Villa para devolverle la movida perdida, y es innegable que sus declaraciones movilizan lo suyo. Lo difícil es saber en qué dirección. La movida carmenita evoca el rigodón que citaba don Mariano, una contradanza de origen gabacho ejecutada en dos tiempos: en el primero se pide -«con toda mi fuerza»- que Podemos apoye hoy a Pedro Sánchez y en el segundo se matiza que se refería a una alianza de izquierdas, ignorando que el actual programa de investidura reviste un claro tono anaranjado. Se requiere una notable agilidad para semejante meneo, y por eso insistimos en los infantiles atributos de la entrañable regidora.

Claro que quizá doña Manuela no es tan inocente como parece, y quizá bajo el piadoso velo de la senilidad estaba tomando muy consciente partido contra Pablo Iglesias. Carmena fue cooptada por Podemos para presentar batalla a Aguirre en una ciudad con mucho que perder en la que una Maestre o un Monedero no habrían tenido la menor posibilidad. Salió bien, PSOE mediante, pero la cosa se empezó a torcer cuando la abuela se empeñó en reclamar autonomía política. Hasta el punto de declarar Madrid una plaza neutral en los comicios de diciembre, para cuya campaña Iglesias hubo de contratar a Colau a un precio que todavía no ha pagado. Sucesivos rigodones desde entonces hasta hoy han abierto brecha -para quien quiera mirarla- entre la provecta paracaidista y su díscola tropa de lealtades paralelas. Los indeseables efectos de este enésimo fratricidio zurdo los sufre el contribuyente y son: la incompetencia administrativa, el sectarismo improductivo, los enchufes desorejados y los cansinos blufs de la política simbólica.

Y finaliza:

Doña Manuela ha confesado que desea hacer de Madrid «la ciudad de la imaginación», y fundamenta sus juicios políticos en «lo bonito que sería» que Iglesias besara a Sánchez en vez de a Domènech. Es una fraseología conmovedora que no sirve para limpiar calles, pero sí para aclararle al macho alfa de la izquierda española que ella es la alcaldesa de Madrid y que no tiene ya el sótano de la paciencia para farolillos. Rojos, claro. Y en esa batalla nos alineamos con doña Manuela. Ella no sólo no es de Podemos, sino que su trayectoria desde Atocha hasta Cibeles prueba la superchería sobre la que Podemos ha cimentado su cínico ascenso: la corrupción estructural del régimen del 78. Si la figura de Carmena es icono de algo, lo es precisamente del cabal funcionamiento del sistema, que ofreció notables oportunidades de medro social, profesional y político a una mujer de izquierdas que empezaba su carrera en los 70. Esa década prodigiosa que Pablo Manuel le envidia a Manuela porque por entonces los antifascistas no lo eran sólo de plató.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Lo más leído