Manuel del Rosal García

Momo o como Pedro Sánchez nos robó el tiempo

Y utilizó las instituciones en beneficio propio

Momo o como Pedro Sánchez nos robó el tiempo
Manuel del Rosal García. PD

«Voy con las riendas tensas y refrenando el vuelo porque no es lo que importa llegar solo ni pronto, sino llegar con todos y a tiempo» León Felipe, poeta español
Momo es el título de una novela del escritor alemán Michel Ende publicada en 1973.

Momo es el nombre de la niña protagonista y que da título al libro. La niña Momo está destinada a devolver el tiempo que los hombres grises han robado a los hombres. Mediante engaños y amenazas estos hombres de gris manejan a los hombres a quienes les roban el tiempo porque ellos viven del tiempo. Michel Ende también realiza una crítica de como utilizan el tiempo las sociedades modernas.

Poca gente sabe que la gestión del tiempo es importante en la vida. Nada puede ser sin el tiempo. En la política el manejo de los tiempos es fundamental y, sabiendo esto, los políticos lo utilizan torticeramente para estafar nuestro tiempo y, por supuesto, estafarnos en general. El 20D presentó un mosaico de partidos cubriendo los escaños del Congreso. Desde el primer momento y viendo los partidos como los pactos y la gobernabilidad eran harto difícil, manejaron el tiempo adueñándose de él, para utilizarlo únicamente en su beneficio.

Es lo que en términos populares se conoce como marear la perdiz, pero en este caso, marearla con el único fin de obtener la mayor rentabilidad de ella para alcanzar sus fines.

Voy a decir algo que no es compartido por casi nadie: El único político que, aunque ha procedido como todos manejando los tiempos y buscando rentabilizarlos, se ha mostrado honesto; ha sido Rajoy.

Sabiendo que no obtendría nada en una investidura no le hizo perder tiempo ni a su Majestad, ni a las instituciones, ni a los españoles. Pedro Sánchez, sabiendo que tampoco podría superar una investidura – porque lo sabía – y llevado de una ambición de poder desmesurada que sobrepasaba su nivel de incompetencia y de un miedo insuperable a ser defenestrado por su propio partido, se postuló como el único que podía ser investido presidente.

Desde el mismo día en que su Majestad le propuso, Pedro Sánchez ha procedido exactamente igual que los hombres grises de la novela Momo: engañándonos – bueno, a quien haya engañado – miserablemente y robándonos un tiempo precioso a todos: instituciones, empresarios e inversores, que se ha traducido en la paralización de todo lo que podría significar ir avanzando en la recuperación de la economía y del empleo.

Por añadidura nos ha robado el tiempo a todos los españoles, mientras nos estafaba prometiendo lo que sabía no podría cumplir.

Pedro Sánchez, a sabiendas de que su investidura no iba a ser, robó el tiempo de todos y de todo para, durante dos meses focalizar todo lo mediático hacia su persona, Pedro Sánchez buscaba y busca aplicar sobre su persona el lema de la RAE: «LIMPIARSE, FIJARSE Y DARSE ESPLENDOR» para, de esa forma, llegar solo a las nuevas elecciones tuneado y reciclado en el único que puede solventar los problemas de España y de los españoles. Como dice León Felipe, lo importante no es llegar el primero ni solo, sino llegar en el momento preciso y acompañado por todos.

Desgraciadamente, en España nuestros políticos son incapaces de olvidar porque sus rencores, resentimientos y estupideces ideológicas se lo impiden, es por eso por lo que buscan siempre el alejamiento, en vez del acercamiento; el separar en vez de unir; el restar en vez de sumar. Prefieren llegar solos y a destiempo, que todos unidos y en el tiempo justo, ese tiempo sin el cual nada pude construirse, mucho menos si lo violentas.

Momo, la niña huérfana del cuento de Ende, salvó a todos los hombres, mujeres y niños que estaban siendo estafados y robados por los hombres de gris. Una vez vencidos los hombres grises, las gentes volvieron a disponer del tiempo y lo utilizaron para mejorar sus vidas, sus relaciones interpersonales y de familia, es decir, empezaron a vivir. Para desgracia de los españoles, nuestros políticos visten de gris y no tenemos a Momo para que nos salve de tanto mediocre gris que aspira, nada más y nada menos, que a gobernar España.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído