Manuel del Rosal García

Día de la Mujer, ama de casa, madre y esposa

Día de la Mujer, ama de casa, madre y esposa
Manuel del Rosal García. PD

Hoy es el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Nada que objetar, tan solo una pregunta: ¿Para cuándo el Día Internacional de la Mujer Ama de Casa, Madre y Esposa?
Mujeres trabajadoras las ha habido siempre y puedo asegurar que trabajadoras a full time 365 días al año. En el campo, en la granja, atendiendo las cosechas, cuidando el ganado etc. al tiempo que amorosamente atendían a sus hijos y a su marido. Mujeres amas de casa, esposas y madres abnegadas y entregadas.

Mujeres que, tras una noche en blanco a la cabecera de la cama de su hijito, comienzan el día, con el coraje, la fuerza y el valor que destilan su amor para seguir en su trabajo sin descuidar ni un solo detalle. Mujeres que arrullan a su hijito mientras preparan amorosamente las viandas. Mujeres que con su dulzura y su ternura se esfuerzan en hacer de la vida familiar una vida repleta de felicidad, amor y armonía.

Mujeres de mirada dulce, de caricia cálida que han renunciado a muchas cosas por dedicar su vida a sus hijos y a su marido. Mujeres que apoyan a su marido en esos momentos en que el hombre se dobla ante el peso de la vida; que son para él su amiga, su esposa, su confidente, su consejera, su secretaria y su amante. Mujeres extraordinarias que permanecen en la sombra porque para ellas el dar lo es todo y el ver felices a sus hijos y a su marido llena por completo sus vidas.

Mujeres que saben tener en el momento oportuno la palabra justa, amorosa y limpia para animar y premiar, pero también la palabra justa, dura y precisa para expresar su desacuerdo, para reprender, para afear una mala conducta, pero siempre con amor.

Mujeres que, tras quitarse el delantal después de una jornada durísima de trabajo en la casa, aparecen radiantes de belleza con tan solo unos toques en sus labios y un vestido de hace cinco años. Mujeres admirables que saben ser frías administradoras del hogar, ardientes amantes y dulcísimas madres.

Hablo de las mujeres que jamás aparecen en las noticias de prensa, ni en las cadenas de televisión, ni en los estudios sobre lo femenino. Hablo de las mujeres que sostienen con mano de acero y guante de seda a familias enteras, en algunos casos hijos y nietos incluidos. Son las mujeres que permanecen invisibles en esta sociedad que ha encumbrado a la mujer «moderna», pero ha olvidado a la mujer madre, esposa y ama casa, la mujer que es la clave del arco de cualquier sociedad. Hoy la mujer ama de casa, madre y esposa no vende. Hoy vende la mujer independiente, dueña de sí misma, de su cuerpo, de su vida; glamurosa, que no renuncia a nada ni por nadie, que de nada se avergüenza, que se siente segura.

Es la mujer moderna, urbanita utilizada y usada hasta la saciedad por las firmas de cosméticos y de moda. Díganme que cadena de televisión, que revista o diario, que emisora de radio habla alguna vez de esas mujeres amas de casa, madres y esposas que trabajan amorosamente día a día sembrando el amor, la comprensión, la tolerancia, la dulzura sin pedir nada a cambio salvo la felicidad de sus hijos y su marido. Ellas, dando muestras, además de todo lo dicho, de una

inteligencia nada común, saben que, si sus seres queridos son felices, ella lo será también porque, desde esa inteligencia basada en la bondad, ha descubierto que la mejor forma de ser feliz es haciendo felices a los que te rodean.

Hoy es el Día de la Mujer Trabajadora. Nada que objetar, pero no olvidemos a las Mujeres Amas de Casa, Madres y Esposas, esto es un pequeño homenaje a ellas.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído