Manuel del Rosal García

Sombra, palabras, historia y estupidez

Sombra, palabras, historia y estupidez
Manuel del Rosal García. PD

Todos sabemos o deberíamos saber que cada forma, cada cosa, cada persona tiene su sombra, que va proyectando por donde pasa. Cada palabra tiene su eco que rebota y nos la devuelve corregida y aumentada, Cada historia tiene su secuela.

Las sombras que van proyectando las personas a lo largo de sus comportamientos dicen mucho de ellas. Las palabras que pronuncian dicen mucho más. La historia de esa persona nos habla de cómo ha sido, como es y qué podemos esperar de ella.

Si viéramos a las personas a través de sus sombras, de sus palabras, de sus acciones y de la historia que van desgranando día a día, sin llegar a conocerlas totalmente porque eso es imposible, sí que nos podríamos formar una idea de su personalidad, de lo que buscan y de los métodos que emplean para alcanzar lo que buscan.

Los dos últimos días se viene hablando de la visita de Pedro Sánchez a Puigdemont y de la presencia de Rajoy en el Congreso para que explique su postura con respecto al tema de los refugiados. Como la Parrala, unos dicen que sí y otros que no, unos lo ven bien y otros no, unos lo justifican y otros no, unos lo apoyan y otros no. Las distintas posturas vienen apoyadas por la retórica más fútil, olvidando las sombras, las palabras dichas, la historia y los hechos del personaje.

Sin embargo, no hay más que fijarse un poquito en las sombras que proyecta y ha venido proyectando el Sr. Sánchez, en sus palabras dichas los martes jueves y sábados contrarias a las dichas los lunes miércoles, viernes y domingos – no descansa ni los domingos – y en el goteo de su historia desde que llegó a la vida pública, para que la luz se haga: El señor Pedro Sánchez va a hablar con el señor Puigdemont para ver de ganar sus votos y ser investido presidente. No hay nada más ni nada menos, es así de sencillo. Y puedo asegurarles que, si no tuviera sobre si la amenaza de ruptura de Ciudadanos, firmaría lo que el señor Puigdemont le pusiera por delante…y aun así ya veremos.

¿Alguien puede creer que Pedro Sánchez va a ver a Puigdemont por otra cosa distinta? Si lo cree está a caer de una higuera.
Sánchez, Rivera e Iglesias piden que Rajoy haga acto de presencia en el Congreso para hablar del tema de los refugiados y el acuerdo de la UE con Turquía.

Los refugiados y el acuerdo con Turquía son la excusa de todos los partidos para, una vez en el escenario del Congreso, correr a gorrazos a Rajoy, tirarle huevos y hortalizas para hundirlo aún más de lo que está, para no permitirle ni hablar, para, una vez más, presentarlo ante los españoles como el único responsable de todos los males que nos aquejan, para pulverizarlo, para eliminarlo, para hacerle desaparecer.

Esto es malo para España y es antidemocrático pues más de siete millones de votantes han apostado por él. Esto, al fin y al cabo, es estrategia y táctica política. Lo peor es que millones de españoles se han creído a pies juntillas que eliminado Rajoy, se acaban todos los males. Uno se pregunta cómo se puede llegar a la conclusión de que un solo hombre sea el causante de todo lo que nos sucede. ¿Tal grado de estupidez hemos llegado a alcanzar los españoles? ¿Creen los ciudadanos que con un gobierno tripartito o cuatripartito España levantará el vuelo? Si es así, entonces prepárense para el aterrizaje. Les va a pasar como a Mafalda en la viñeta del columpio.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído