Federico Jiménez Losantos

«¡Qué diferencia de trato, fiscal y judicial, entre Rita y Rato!»

"¡Qué diferencia de trato, fiscal y judicial, entre Rita y Rato!"
Federico Jiménez Losantos. PD

Federico Jiménez Losantos critica el doble rasero dentro del PP con el caso Rodrigo Rato y con el ‘affaire’ de Rita Barberá:

Rajoy declarado que «se siente tranquilo» tras la rueda de prensa de Rita Barberá, que ha dicho que atenderá la amabilísima petición del juez para que acuda a declarar, si quiere, con su abogado, séquito, falla del barrio, bandera regional y briosa banda de música. Lo de la falla y la banda, aunque no sea de Manises, lo deduzco del tono de mi otrora admirada alcaldesa, que a este paso acabará su próxima rueda de prensa cantando en pie el Himne: «Per a ofrenar / noves glories a España…»

Señala:

Mariano está tranquilo, así que todos deben descansar. No entiendo por qué Maroto renunció ayer a vendernos la moto de la lucha implacable contra la corrupción que, naturalmente, encabeza el presidente. Esta frase, remitida por plasma a la agencia Efe, lo explica: «Creo que es un paso adelante muy importante que Barberá vaya y atienda la petición que le ha hecho el juez. A mí eso me deja tranquilo. Son los tribunales los que tienen que decidir». Faltaba, como siempre en Rajoy, un poco de calor humano, pero ahí estaba Pedro Sanz, ahora vicepresidente del Senado, que ha adelantado el cariñoso recibimiento de la Segunda Cámara, añadido al frío aforamiento legal: «Todos somos hombres buenos en la vida. En principio, no hay ningún motivo para rechazar a nadie, sino que hay motivos siempre para acoger a todo el mundo con cierto cariño y cierta humanidad». 

Obviemos lo de que «todos somos hombres, buenos y en la vida». Es una forma de hablar. Lo importante es el calor de caldo riojano del mensaje de Sanz. De no estar más cerca de Semana Santa que de Navidad, se habría arrancado con ese villancico jotero que retrata la delicada situación laboral del PP, tan visible en el Senado: «A tu puerta hemos venido / cuatrocientos en cuadrilla. / Si quieres que nos sentemos / saca cuatrocientas sillas».

Concluye:

Tan pocas sillas hay que a nadie le guardan la suya. ¿Quién recuerda a Rato, detenido por agentes de Montoro en pleno centro de Madrid y al que se acogotó y humilló ante las televisiones, advertidas por el Gobierno? ¡Qué diferencia de trato, fiscal y judicial, entre Rita y Rato! Al uno, todo hieles; a la otra, todo mieles. Y a Podemos, trato de Infanta de España. Es cierta la doble vara mediática al tratar la corrupción sociata o pepera. Pero la de Rajoy con Rato y Rita sí que es una doble vara de medir… costillas.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído