Víctor Entrialgo de Castro

Pasión y muerte política de Pedro Sánchez y resurreción paulatina del bipartidismo

Pasión y muerte política de Pedro Sánchez y resurreción paulatina del bipartidismo
Víctor Entrialgo de Castro, abogado y escritor. PD

 Después del domingo de Ramos, seguimos en busca del tiempo que nos ha hecho perder. Pedro Sanchez lleva meses dándose fiestas y baños de rosas en la casa Rosada con invitados variopintos y ansia desaforada de poder.

Ahora, después de las fallas y la cremá, Pedro Sanchez va a dar una última fiesta desesperada en la que, con un solo ninot invitado, quemará el último cartucho, tirará la casa por la ventana, pondrá los cuernos a Rivera que por interés mirará para otro lado y prenderá la mecha de su mascletá.

Pero después de todos estos saraos de un mes de gloria buscada, solo hay dos cosas claras: una, que el aire de la cuaresma es el único que resiste el cambio climático y viene cuando se le espera. Y dos, que quien no ha sido investido por el Parlamento, aunque vaya a misa y a la procesión con un montón de costaleros y capirotes y aproveche para tomar con Iglesias y Rivera el cielo por asalto,»César o nada» comienza esta semana su calvario político adonde llega de motu propio, no para entregar su vida por los demás sino para utilizar a los demás para su propia vida.

De momento va a lavar los pies a Iglesias, que si llega a entrar finalmente en el Sanedrín, le traicionará sin necesidad de monedas ni de ná, mientras Rivera negará a millones de sus votantes las veces que haga falta.

Y está escrito. Si Pedro Sanchez, «el no investido», el que ha antepuesto sus mezquinos intereses particulares al interés general aún renunciando a sus principios, a su acuerdo con Ciudadanos y a lo que haga falta, no consigue que algunos se laven las manos para formar gobierno, los suyos le crucificarán.

No sé cuando será para él la última cena política pero Pedro Sanchez, que se ha empeñado en marcarnos la agenda de esta Semana Santa y de la que hay «armá», debe saber que quien fijó para todos los cristianos, de Roma y de Alejandría, el calendario pascual, fue Dionisio «el exigüo».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído