Manuel del Rosal García

Carta abierta al Señor Arturo Pérez-Reverte

Carta abierta al Señor Arturo Pérez-Reverte
Manuel del Rosal García. PD

En un viaje que realicé hace años por el noroeste de España, en un pueblo cuyo nombre no recuerdo y en un palacete que levantó un indiano, en el escudo frontal de la fachada el indiano mandó grabar la siguiente leyenda: «NO HACER DAÑO».

Esa frase se me ha quedado grabada en mi mente por lo sabía, generosa y caritativa. Yo alargo la frase y digo «No hacer daño, sobre todo de forma innecesaria».

Usted Sr. Pérez-Reverte ha hecho daño, y lo ha hecho de forma innecesaria. Su frase ha sido una frase desafortunada al igual que otras frases suyas han sido afortunadas. Usted ha dicho:

«Excepto niños y perros, no hay víctimas inocentes. Las hay casuales, ignorantes, irresponsables o desinformadas. Pero ya nadie es inocente».

Según usted Jennifer García Scintu la mujer española de 29 años que ha encontrado la muerte en el aeropuerto de Zaventem cuando esperaba volar a Nueva York junto a su marido, no es inocente, como tampoco lo son – según usted – los demás muertos y todos los heridos. Y no lo son porque para usted son muertos casuales, ignorantes, irresponsable o desinformados.

Me imagino que si usted se encuentra un día en un aeropuerto y – ¡Dios no lo permita, esto no se le puede desear a nadie! – sucede algo parecido a lo de Zaventem, usted no se considerará inocente, sino desinformado, casual, irresponsable o ignorante.

Todos debemos ser prudentes con nuestras palabras. Las palabras – usted lo sabe muy bien, pues es académico de la lengua – pueden ser un bálsamo para las personas o un dardo envenenado.

Todos debemos ser prudentes, pero usted más que los demás porque usted, además de ser un personaje público, es escritor de éxito y periodista, y conoce perfectamente el bien o el mal que pueden causar las palabras. En esta ocasión usted se ha columpiado con la frasecita de marras y ha ofendido a las víctimas y a sus familiares.

Nadie puede arrogarse la posesión de la verdad y usted, a veces, da a entender que sus palabras son un punto y final, ni siquiera un punto y aparte. Se expresa – al menos en esta frase sobre las víctimas – de tal forma que no deja salida a nada más que no sean sus propias palabras: «Pero ya nadie es inocente».

Pues mire usted señor Pérez – Reverte, si son inocentes todas las víctimas de esta locura asesina; los que no son inocentes son los asesinos que matan con premeditación y alevosía, la policía que no cumple escrupulosamente con su deber, lo políticos que por cobardía o ineptitud no toman las medidas necesarias e incluso, solapadamente, apoyan a los asesinos y los ciudadanos que gastan sus energías en llorar como plañideras, poner velitas, twitear y decir sandeces en las redes sociales.

Mire usted, la libertad conlleva riesgos incluso para los informados y responsables, pero sabiendo eso no podemos vivir en una paz que sería la paz de los cementerios, en una paz que conlleve la sumisión; debemos vivir en libertad aún con el riesgo de morir siendo inocentes como los niños y los perros.

Atentamente.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído