Rafael Reina

Como el aceite y el vinagre

Como el aceite y el vinagre
Rafael Reina. PD

Estos políticos que no saben sumar ni restar, que solo saben contar… Que yo sepa lo que el pueblos ha dicho en las urnas es que la mayoría deseamos una continuidad por la línea que se lleva hasta ahora, que se necesitan algunos cambios importantes de carácter social y que tenemos que llevar a la urnas un reforma de la constitución que cubra los huecos que existen en la actual.

Lo que no queremos es que se haga lo mismo que en otras elecciones, donde el nuevo gobierno tira todo por tierra y empieza de nuevo, lo que si queremos es que se unan formando una los más votados y formen un grupo mayoritario pero en línea con lo logros obtenidos hasta la fecha. Esto parece ser muy difícil de entender para los políticos, tan ofuscados están con mandar y gobernar.

Para decirlo en Román paladino; se trata que los grupos que forman una mayoría absoluta, se sienten, se pongan a trabajar y no levanten el culo del asiento hasta que no lleguen a un acuerdo, que no se trata de que dejen de ser lo que son, ni cambien su forma de pensar, ni ofender a nadie, solo que trabajen, que no sirven las caritas, ni las sonrisitas, ni los elocuentes discursos, solo trabajar… trabajar como hacemos nosotros, los que pagamos.

Es de dominio público que el aceite no se mezcla bien ni con agua ni vinagre ni otros muchos líquidos, pero eso no quiere decir que no puedan estar juntos en una ensalada con aceite y vinagre que están muy rica. Pues lo mismo se aplica a la política, a la industria, a la química, a las relaciones humanas.

¿Yo no sé qué les hace pensar a esto políticos, que unas nuevas elecciones merece que ellos estén a la cabeza? Lo lógico debe ser que si hay nuevas elecciones, sean otros candidatos y no estos mismos que están demostrando que no saben ni hablar entre ellos. ¿Qué podemos esperar de semejante muestrario de dialogo para sordos?

Yo no creo que ninguno de ellos está verdaderamente trabajando para un país mejor, lo que yo veo es que están trabajando para sus partidos y para ellos mismos, otras elecciones será más gastos y más tiempo perdido, pagando sueldos y prebendas para terminar igual que estamos.

Más posibilidades tendríamos de tener un buen gobierno si SM busca a un presidente sin ataduras partidistas para que ponga orden a tanto desatino.

¿Pero que podemos hacer? Dicen que somos nosotros los que «mandamos» pero ellos hacen lo que les da la gana. Cuando votamos… damos un cheque en blanco.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído