Raúl del Pozo

«Eso de que Pablo Iglesias renuncie a la Vicepresidencia es como si yo renunciara a Miss Mundo»

"Eso de que Pablo Iglesias renuncie a la Vicepresidencia es como si yo renunciara a Miss Mundo"
Raúl del Pozo. PD

Raúl del Pozo comenta divertido el carajal político que hay en España y dice que antes, en tiempos de los griegos y de los romanos, era mucho más entretenido:

«Por lo menos tenéis que aceptar que Mariano Rajoy es discreto y no participa en el circo». Para mi confidente en La Moncloa, las últimas escenas de los tres que aspiran a gobernar tienen las características del circo, con contorsionistas y payasos, mientras el presidente del Gobierno rehúye el exhibicionismo mediático. Las encuestas, según este testimonio, les favorecen, mientras Podemos se precipita al abismo. Le recuerdo que eso también lo decían los sondeos en vísperas del 20-D, pero contraataca diciendo: «Eso de que Pablo Iglesias renuncia a la Vicepresidencia es como si yo renunciara a Miss Mundo».

Dice que:

Nuestra naturaleza está tan ávida de espectáculos como en tiempos del circo romano, o incluso antes, en la época de Pericles. Entonces la democracia era muy divertida y el poder de los rivales podía decidirse con un cuerno. Apareció la cabeza del carnero que no tenía más que un cuerno y el adivino dijo que había dos bandos en Atenas: el de Pericles y el de Melesias, y que el cuerno era señal de Apolo, para que ganara el dueño del morueco. Pero Anaxágoras abrió la cabeza e hizo ver el cerebro, que no rellenaba toda su cavidad, sino que adelgazaba en la punta como un huevo en el lugar en que empezaba la raíz del cuerno. Otra elección divertida fue la de Aristóteles. El filósofo debía designar un sucesor para su escuela y la elección era entre uno de Rodas y uno de Lesbos. Aristóteles deliberó largo tiempo y finalmente pidió que le sirvieran vino de ambas islas; reflexionaba, bebía a sorbos de los dos. Como juzgó a ambos excelentes, le dio la palma al de Lesbos porque tenía más cuerpo. Ahora no pasan cosas tan divertidas como en Atenas, donde nació la democracia y se elegía a generales y jueces por sorteo. Aquí todo es solemne, demagógico, con poses y sofismas, sin que nadie sepa de quién es el cuerno.

«¿De quién es el cuerno?», se pregunta un dirigente de Podemos. «De Ciudadanos, no. Te aseguro que ésta será la semana de pasión y hasta puede que de matrimonio, pero nunca de bigamia. Ciudadanos tiene dos opciones, o seguir siendo un alicatador de la restauración o abstenerse ante un Gobierno de izquierdas, participando en un pacto de legislatura por la regeneración democrática».

Y remata:

En Podemos esperan que Pedro Sánchez decida ser desobediente para que haya un Gobierno del cambio. Juan Carlos Monedero, que está sembrado desde que no participa en la grasienta burocracia partidista, me explica con su acostumbrada cortesía: «Pablo Iglesias ha hecho concesiones al PSOE mucho más allá de lo que le gusta a la militancia de Podemos. Decide quedarse fuera del Gobierno y le entrega a Sánchez un margen en fiscalidad, un nivel de déficit a pactar con Europa, reforma laboral y gasto público. Sólo le falta ofrecerle el Camino de Santiago en compañía de Inda a la pata coja».

Esperan que el PSOE esté a la altura, pero ven a Sánchez maniatado por la arrogancia de Rivera, al que llaman «vendedor de preferentes». O sea, que habrá, según los vigías de Podemos, una pequeña gran coalición o nuevas elecciones.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído