Víctor Entrialgo de Castro

Un frente

Un frente
Víctor Entrialgo de Castro, abogado y escritor. PD

Cuando chocan dos masas de aire no se mezclan, se mantienen separadas. Es lo que los meteorólogos llaman un frente, en este caso «popular», esto es, algo que surge en la atmósfera pero algunos pretenden reproducirlo en la superficie no para «construir» algo sino, como su nombre indica, para «enfrentarse» a algo o alguien, en este caso el partido popular.

Hay varios tipos de frentes. Los más comunes son el cálido y el frío pero desde las elecciones venimos de un frente «estacionario» y estamos en un frente «obstruído».

Las masas de aire, sea «aire chuleta» como Sanchez o «aire de sobrao, falso», como Iglesias, se desplazan como hemos visto todo el dia aleatoriamente de aquí para allá y a diferentes velocidades pero no son más que eso, aire.

Primero, intentaron la perturbación del régimen y, ahora, formar un frente en el que una parte trata de socavar las isobaras del orden constitucional mientras la otra, temiendo el viento que viene del sur, se deja groseramente utilizar en beneficio propio, pensando que uno puede graduar, hasta donde se deja utilizar.

Así que no penséis lo que Sanchez e Iglesias pueden hacer por vosotros, porque no es mucho. Preguntaros qué podéis hacer vosotros por España, y a mi sinceramente, no se me ocurre otra cosa mejor que se los lleve un anticiclón democrático.

Y mientras aguardamos «quien es ese alguien» que pueda parir un gobierno, Montoro ha dado, queriendo o sin querer, en el clavo de nuestra vida pública.

Gobernar no es hacer como muchas comunidades y ayuntamientos, qu’e haya en el horizonte anticiclón o borrasca, dicen que las prioridades son todas y que a partir de ahi «alguien» me financie. Porque la pregunta inmediata es ¿Quien es ese alguien? Y la respuesta, los impuestos de los ciudadanos españoles.

Montoro culpa del deficit publico al despilfarro autonómico mientras Jordi Sevilla sigue explicando economía en tres tardes igual que criticaba los recortes hace tres días y hoy critica el déficit con el argumento opuesto.

Es urgente. Más control de las autonomías ya. Por no hablar de los ayuntamientos. Baste como ejemplo «Ferrol en común» y su alcalde que en lugar de hacer hincapié en el aseo personal y la dignidad inherentes quizás no a su persona pero si al cargo, continúa jugando al monopoly con las calles y las votaciones contra la constitución y la monarquía.

¿Pero cuando trabaja esta gente, me pregunto? Luego llegan las fuertes lluvias mientras cobijados en el ayuntamiento estas pandas de amiguetes juegan a la política «en común» y no hay colectores ni alcantarillas.

Gobernar, como vivir, es elegir. Y equivocarse. Volvamos a elegir. Tratando de equivocarnos, cada vez, un poco menos. Pero es primavera. Hoy pueden anunciar «un frente» y mañana estar despejado.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído