Laureano Benítez Grande-Caballero

Tobin Hood ATTAC España

La flor y nata de la progresía radikal podemita pertenece a ATTAC, una Fundación en la órbita de las élites plutocráticas que conspiran por el NOM

Tobin Hood ATTAC España
Laureano Benitez Grande-Caballero. PD

«Dime con quién andas, y te diré quién eres», dice el famoso refrán. O, lo que es lo mismo «No con quien naces, sino con quien paces». O sea: «Dime con quién paces, y te diré quién eres»

¿Con quién pace Podemos? Pues , siguiendo la alegoría, los moraditos tienen «dos madres del cordero», dos «laboratorios de pensamiento» donde pacen gozosos y hacen sonar sus malafinados cencerros: el Centro de Estudios Políticos y Sociales -CEPS, la Fundación que asesora a la pobre Venezuela-, y ATTAC, la joya de la corona del movimiento antiglobalización mundial, la madriguera de donde han salido todos los salvapatrias izquierdosos que tanto pululan en España, tan cojoneros ellos, tan iluminados, tan gurús.

De su cubil ha salido la horda de activistas que, entrenados por Fundaciones bien untadas por Rockefeller, George Soros y compañía, se han lanzado al «juego de tronos» de la antiglobalización.

ATTAC es la «creme de la creme» dentro de los movimientos de disidencia controlada creados por la ingeniería social de los poderes plutocráticos que conspiran por el Gobierno Mundial. Se fundó el 3 de junio de 1998, a raíz de un artículo publicado a fines de 1997 en «Le Monde Diplomatique» por el gallego Ignacio Ramonet, Doctor en Semiología e Historia de la Cultura por la «École des Hautes Études en Sciences Sociales» -Institución creada en la posguerra mundial a instancias de la Fundación Rockefeller, ojo al dato-.

De esta «Ecóle» sale toda la progresía intelectualoide pseudoizquierdista, «de hoz y Martini», en la que se incluye a la horda podemita.

El producto estrella de ATTAC, su seña de identidad, es la famosa «Tasa Tobin», un Impuesto a las Transacciones Financieras -ITF- basado en una propuesta del economista americano James Tobin -aunque la idea original tiene su fuente en el mismo Keynes- realizada en 1971, quien propugnaba una tasa sobre las transacciones en divisas con el fin de amortiguar las fluctuaciones en los tipos de cambios.

En diciembre de 1997 Ignacio Ramonet retomó la idea de la tasa, proponiendo su implementación internacional mediante la creación de una Asociación, a la que llamó ATTAC -«Asociación para la Tasación de las Transacciones financieras para la Ayuda de los Ciudadanos»-, pero con la particularidad de que su objetivo no es frenar la volatilidad cambiaria de los mercados, sino conseguir fondos que puedan destinarse a fines sociales o a controlar crisis como la de la deuda soberana europea.

Oxfam la rebautizó con el nombre de «Impuesto Robin Hood». La Tasa se ha convertido en la pieza clave del movimiento antiglobalización, a pesar de que el mismo Tobin la repudió.

Aunque en apariencia ATTAC pretende pasar por una Fundación anticapitalista, antiglobalista y altermundista, el economista canadiense Michel Chossudovsky, profesor de economía de la Universidad de Ottawa y director del «Centre for Research on Globalization», declaraba en una entrevista que se opuso a la Tasa Tobin «fundamentalmente porque si quieres acabar con las estafas no le pones un impuesto a las estafas. Si quieres acabar con la especulación, que es en última instancia el instrumento para transferir riqueza, no legitimas al especulador, no le pones un impuesto del uno por ciento, o lo que sea, a sus transacciones: lo que haces es congelar esas transacciones, y eso es algo que se puede conseguir.

Los especuladores fueron los primeros en respaldar la tasa Tobin. ¿Por qué? Porque le están robando al 99 por ciento usando instrumentos financieros muy complejos y, si se imponen estos impuestos, la legitimidad de estas acciones no se cuestiona: pagan el 1 por ciento de impuesto y eso se usa para compensar a la gente que ha sufrido expropiaciones y se ha empobrecido como resultado de las acciones, y le da una cara humana a los especuladores».
Ni que decir tiene que esa Tasa forma parte destacada del programa económico de Podemos.

El segundo presidente de honor de ATTAC es Bernard Cassen, director de «Le Monde Diplomatique» desde 1973 hasta 2008, cuyo altermundialismo progre no impidió que su publicación fuese proinvasión de Libia.

La tercera presidencia la ostenta Susan George -vicepresidenta entre 1999 y finales de 2006-, doctora en Ciencias Políticas por la «École des Hautes Études en Sciences Sociales» -Oh, casualidad-.

Desde 1990-95 desempeñó servicios en el comité de «Greenpeace Internacional» -financiada asimismo por Rockefeller- así como en «Greenpeace Francia». También ha desempeñado consultorías en varios organismos de Naciones Unidas -FAO, UNESCO, Unicef etc.-.

También es miembro fundador y presidenta de la Junta del «Transnational Institute de Amsterdam», financiado por el Open Society Institute del inevitable megaconspirador globalista George Soros.

Por si estas conexiones con organizaciones plutocráticas conspiradoras no fueran suficientes, ATTAC está financiada por aquellos a quienes dice combatir.

La actividad más sobresaliente de ATTAC es la convocatoria y organización del Foro Social Mundial (FSM), que se celebra anualmente desde su primera convocatoria en Porto Alegre (Brasil) en 2001. Aunque este Foro reúne a las plataformas antiglobalización de todo el mundo, es sumamente revelador que esté financiado por gobiernos y fundaciones empresariales claramente globalistas, como la Fundación Ford, que tiene vínculos con la Inteligencia de EEUU.

Como afirmaba Michel Chossudovsky el 15 de mayo de 2013 en «Global Research»: «El movimiento anti-globalización se opone a Wall Street y a los gigantes del petróleo de Texas controlados por Rockefeller, y compañía. Sin embargo, las fundaciones y organizaciones benéficas de Ford, Rockefeller y compañía financian generosamente a anti-capitalistas progresistas, así como a ecologistas (enfrentados a Wall Street y a las grandes petroleras) con el fin último de supervisar y moldear sus diversas actividades.

Los mecanismos de «fabricación de disidencia» requieren un entorno de manipulación, un proceso de forcejeo y sutil cooptación de un pequeño número de personas clave dentro de «organizaciones progresistas», incluyendo coaliciones anti-guerra, ambientalistas y el movimiento anti-globalización. Muchos líderes de estas organizaciones han en cierto sentido traicionado a sus bases».

La flor y nata de la progresía española asociada al podemismo pertenece al consejo científico de ATTAC España: Arcadi Oliveres -economista decrecentista, que rechazó encabezar la lista de «Cataluña, sí se puede» en las elecciones catalanas del 27S-, Vicenc Navarro-gurú económico de Podemos-, Juan Torres López -que fue mentor en la Universidad de Málaga del podemita Alberto Montero, expresidente de la Fundación CEPS, el que enchufó a Íñigo Errejón en aquella Universidad para que realizase desde Madrid un trabajo que debía ser presencial-, Alberto Garzón -también discípulo de Torres-, Carlos Jiménez Villarejo -elegido eurodiputado por Podemos-, Federico Mayor Zaragoza -preboste globalista donde los haya-, Bibiana Medialdea, Gerardo Pisarello -el primer teniente de alcalde de Barcelona-, Montserrat Galcerán Huguet -sí, la concejala tetuanera-, Daniel Raventós-presidente de la «Red Renta Básica»-, y un largo etcétera, donde figura… Juan Carlos Monedero. Íñigo Errejón colabora también, como no podía ser menos, en ATTAC Tv, al igual que Pablo Iglesias, quien entrevistó al mismísimo Ramonet en el programa «Otra vuelta de tuerka».

Como se ve, estamos ante una «casta» endogámica, formada por personajes instruidos y educados muchos de ellos en elitistas centros de formación, atiborrados de títulos y cargos en organismos nacionales, internacionales y sospechosas fundaciones, con impecables currículums, intelectualoides pseudotodo, que se presentan como portavoces de «la gente», de los proletarios, de los braceros del mundo… mientras pacen felices en los pastos del capitalismo globalista que conspira por el NOM.

¿Son conscientes de a qué intereses sirven las organizaciones en las que militan? No me cabe duda de que sí, pues es imposible que estas «lumbreras», repletas de títulos y sabiduría política, engolfadas en cargos, prebendas y asesorías, todavía no se hayan enterado de nada, y permanezcan ignorantes de qué poderosas manos ensortijadas mueven la cuna donde nacieron, qué poderosos pastores los utilizan para que ellos, a su vez, lleven al gran rebaño de la españolía hacia los pastos del Gobierno Mundial.

Y que España se ande con cuidado, porque «a reunión de pastores, oveja muerta».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído