Fermín Bocos

Ciudadanos ejemplares

Ciudadanos ejemplares
Fermín Bocos. PD

El escándalo provocado por la publicación de los llamados «Papeles de Panamá» tiene un punto de hipocresía. Y no lo digo por restar mérito -que lo tiene y mucho- al consorcio internacional de periodistas de investigación que ha conseguido la documentación que deja con el culo al aire a un montón de jerifaltes políticos y a una tropilla de desaprensivos del más variado pelaje.

Lo digo en otro sentido. Hay quien parece que con lo de Panamá descubre ahora las Américas.

Resulta que el rey estaba desnudo pero todo el mundo hacía ver que no se daba cuenta.

Todo el mundo sabía -y sabe- que no hace falta navegar hasta el Caribe y recalar en Panamá, en Bermudas o en las Islas Vírgenes porque también en Europa hay paraísos fiscales.

En Gibraltar, en Andorra, en las británicas Islas del Canal e incluso en Luxemburgo hay decenas de bufetes de abogados cuya habilidad consiste en convertir en opacos a ojos del Fisco los fondos que se les confían a través de sociedades pantalla. Son los propios bancos quienes ofrecen la información que facilita esas operaciones.

Bien lo sabe Jean Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea que fue durante cerca de veinte años primer ministro del Gran Ducado de Luxemburgo, paraíso fiscal dónde los haya. Juncker acaba de librar al comisario de Energía y Acción por el Clima, nuestro paisano Miguel Arias Cañete, de la investigación que reclamaban los partidos de la izquierda del Parlamento Europeo en razón de que en los «Papeles de Panamá», aparece Micaela Domecq, esposa del comisario.

Aparece como administradora de una sociedad «offshore» (fiscalmente opaca) que estaba autorizada para manejar varias cuentas abiertas en Suiza. Domecq dice que hace años que la sociedad panameña está inactiva y Cañete alega que tiene separación de bienes y que la empresa registrada en el bufete panameño Mossack Fonseca dejó de actuar cuatro años antes de ser nombrado comisario.

¿Es creíble? Habrá quien le crea y habrá quien no. ¿No dijo hace unos días Mariano Rajoy en la tele que cuando mandó a Luis Bárcenas aquél famoso SMS -«Luis. Lo entiendo. Sé fuerte. Mañana te llamaré. Un abrazo»-, no sabía que el tesorero del PP y senador tenía un fondo millonario en Suiza?

Pues eso. Habrá quien le crea y habrá quien no… pero todos sabemos que está publicado que un mes antes le habrían informado del asunto.

Nos toman por tontos. Saben que nos dejamos. Saben que la mayoría seguiremos pagando religiosamente nuestros impuestos mientras a otros, cuando les pillan, se les abre el portillo de la amnistía fiscal.

A la que se acogieron ciudadanos ejemplares como Rodrigo Rato, dos de los hijos de Jordi Pujol (Josep y Oleguer), Diego Torres, el socio de Iñaki Urdangarín o el propio Luis Bárcenas. Es lo del cuento de Andersen: el rey estaba desnudo pero los cortesanos hacían como que no se enteraban.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído