Julia Navarro

Pero, ¿a qué juegan sus señorías?

Pero, ¿a qué juegan sus señorías?
Los leones del Congreso de los Diputados. PD

El miércoles sus señorías consensuaran, con la excepción del PP, una resolución que presentarán ante el Tribunal Constitucional para reclamar que el Gobierno comparezca ante el Parlamento. Y es que el Gobierno continúa jugando al ratón y al gato con la Cámara Baja.

Por una parte el ministro García Margallo no le pone reparos a explicar a sus señorías asuntos relativos a su departamento. Incluso los ministros De Guindos y Montoro quieren comparecer para explicar que pasa con el déficit que se les ha ido de las manos e intentar ver si es posible llegar a algún tipo de acuerdo sobre los ajustes que de nuevo nos reclaman desde Bruselas.

Al mismo tiempo el ministro Morenés ha dado plantón al Congreso, y lo mismo otros ministros y altos cargos que se niegan a comparecer en las comisiones y sesiones de control.

En la esencia del parlamentarismo está el control del Ejecutivo y aunque éste esté en funciones el Parlamento no lo está y por tanto puede y debe requerir a los miembros que comparezcan ante el Pleno o en las comisiones correspondientes.

La pena es que posiblemente cuando el Tribunal Constitucional responda el escenario político puede ser otro, o bien se haya llegado a un acuerdo en torno al PSOE para la formación de un nuevo gobierno, bien estaremos en vísperas de nuevas elecciones. Pero en ocasiones hay que hacer brindis al sol, como lo va a hacer el Congreso, al menos para poner en evidencia la contumacia el Ejecutivo negándose a ser controlado.

La verdad es que en estos momentos el PP ha perdido el norte, y si me apuran el sur, el este y el oeste. Es más los ciudadanos empezamos a observar que en el PP hay dos «almas» o acaso sería mejor decir que empiezan a ser evidentes las diferencias entre Rajoy y los veteranos del PP con los nuevos dirigentes que por otra parte él mismo ha sentado en Génova 13.

Si se escucha a Javier Maroto a Andrea Levi, Pablo Casado, Maillo, la música y letra suena de manera diferente por más que en ocasiones no tengan más remedio que defender lo indefendible.

Así que vemos a los «nuevos» comparecer todos los días ante los medios de comunicación intentando apagar los «fuegos» provocados por sus mayores.

Pero no basta con que los nuevos dirigentes tengan un discurso distinto para volver a convencer a los electores de que confíen de nuevo en el PP. La actuación del Gobierno actuando de manera incomprensible por ejemplo al negarse a comparecer ante el Parlamento hace inútil todo el esfuerzo de los nuevos dirigentes.

Así las cosas me parece a mi que el Mariano Rajoy están despreciando al Parlamento y eso sí que es imperdonable.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído