Víctor Entrialgo de Castro

Trascendentales reuniones inútiles

Trascendentales reuniones inútiles
Víctor Entrialgo de Castro, abogado y escritor. PD

Por lo que queda del dia y del mes uno diría que nada hay más aburrido que una reunión inútil. Ni nada más inútil que una reunión aburrida. Pero sí lo hay. Las trascendentales «quedadas» de estos alevines burócratas peleándose por el poder, acampando en la moqueta y deambulando por el salón de los tiempos perdidos para salir en los telediarios impostando sus dogmas, poseídos de razón y jugando al pasapalabra.

Podemos espera que ciudadanos deje mandar, el Psoe que podemos pueda esperar, ciudadanos que le dejen entrar, junts per si que tal vez, esquerra y compromis que quizás, la cup que puturrú de foi y los españoles que dejen de joder con la pelota y este farsa de Gobierno del cambio que parece una asociación de políticos mendicantes.

Y es que cuando la verdad, la razón y el interés general desaparecen del horizonte no queda más que un panorama gris plomo y un montón de cansinos brindis al sol. Y aunque la prensa saque todos los dias los colores a un montón de «cuadros», ni Velazquez que volviera a nuestros días traído por el Ministerio del Tiempo sería capaz de sacarles alguna luz.

Los temas, sí, servirían, «La Rendición de Rivera», «La fragua de Pedro Sanchez», «Las hilanderas del Pp», «Las meninas de Podemos», «Los bufones de esquerra republicana». Pero a ver quien es el pintor que saca alguna gracia a todo esto sin photoshop.

De momento sólo contamos con el » Informe Panamá» y «con una escuela de pensamiento revolucionario», una contradicción in términis, bolivariana y cursi que da grima. Algunos olvidan el presente inconstitucional de esta grey y sobre todo, la amenaza de futuro inconstitucional que representa.

Por eso España y su futuro necesitan una Gran Coalición o Acuerdo al menos en una cosa: «Educación, Educación, Educación».

«Enseñar a pensar» sólo lo pueden hacer los auténticos maestros. Pero «Enseñar a pensar revolucionario», sólo lo pueden hacer los ignorantes supinos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído