Santiago López Castillo

Girauta: Quién te ha visto y quién te ve

Girauta: Quién te ha visto y quién te ve
Santiago López Castillo. PD

Me caía bien. Era crítico, incisivo y algo demagógico, defecto del no escapamos ninguno de los mortales. Le gustaba salir en la TV más que a un tonto una tiza. Hasta que recaló finalmente en Ciudadanos, porque su trayectoria política ha sido prolífica, mismamente la de un saltimbanquis. Verle ahora de obligado cumplimiento como portavoz de Rivera, a quien servidor tilda de El Niño de la Bola, no por su papel en la obra de Pedro Antonio de Alarcón, sino por las bolas o trolas que mete este joven embaucador, pues, mire, me da risa. Girauta, del latín macarrónico cochero con muchas vueltas, se esfuerza patéticamente por vendernos la moto, dándose de bruces con el antagónico discurso que puso en letra y música en sus libros «El libro negro de la izquierda española» y «La verdadera historia del PSOE». Pero la vanidad es irresistible, es como las que tiran más que dos carretas.

Es diputado, portavoz, abogado, periodista, consultor de empresas…, la polla. Los bebés baten palmas, palmotean en expresión de júbilo cuando ven que llega la papilla. De mocitos y tirando hacia más arriba sueñan con la poltrona y la moqueta.

– ¿Igual que Pedro Sánchez?
– Más o menos. Este iluminado ser cifra sus conquistas en la jefatura del Estado.
– ¿Más que jefe del Gobierno?
– Más.
– ¿Con la III República?
– Si la reina plebeya no lo remedia, aunque está en ello.

Qué triste tiene que ser verse fagocitado por la ambición política, siempre tamizada con el bien común o servicio a la nación, cuál de ellas, y una mierda, sálvese el que pueda. Girauta, y lo digo con sinceridad, me suscita compasión, benevolencia, afecto. Cuántas veces he oído en mis muchos años como máxime responsable de TVE en las Cortes, que el mayor enemigo está en su partido. Girauta, trataba de concluir, pasó por el PSOE, el PP (candidato a tres elecciones munícipes y generales) pero sin afiliarse al Rayo Vallecano, y hoy es el vocero de Ciudadanos, a besos de tornillo con el socialismo de Pedro Sánchez.
La búsqueda de la gloria tiene su cara y su cruz, su haz y su envés. Y el que no se consuela es porque no quiere. O, también, dime con quién andas y te diré quién eres. El refranero español está más lleno de sensateces que de gilipolleces. Sin embargo, estamos perdidos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído