Gaspar Albertos

La Santa Faz

La Santa Faz
Gaspar Albertos. PD

Hoy, segundo jueves después de la Pascua de Resurrección, se celebra en Alicante una de sus dos festividades locales, el día de la Santa Faz, festividad religiosa de arraigada tradición en Alicante ciudad y toda la comarca de su entorno geográfico: L´Alacantí.

Pero el título de este artículo no viene a colación por esta popular tradición religiosa alicantina, sino por las diferentes «caras» que ofrecen algunos partidos políticos, incluso antes de la reunión a tres partes a celebrar esta misma tarde del jueves 7 de abril.

En mi anterior artículo titulado «Las vías y la estación del tren» ya les decía textualmente:

«todos están procurando colocar las vías arrimando cada uno cuanto más el ascua a su sardina, lo que va a provocar que la estación de trenes se colapse, cuando no quede una locomotora sobre otra. Entonces verán que nueva campaña electoral nos espera, después de haber estado propiciándose continuas caricias y empiecen a arrearse tortas, siendo bastante piadoso con la utilización de este último término».

Pues a día de hoy, resulta que a menos de veinticuatro horas para que se inicie la citada reunión, cuando las locomotoras aún se están aproximando al encuentro, las»tortas» anunciadas ya han empezado a producirse, no a través de comunicados o tertulias sino en propia sede parlamentaria aprovechando una comparecencia del gobierno sobre el asunto de los refugiados en Europa.

Es decir, que cuanto más se acerca el momento de ponerse de acuerdo con más virulencia aparece el verdadero rostro o «faz» de cada uno. Obviamente estoy hablando de dos de los comparecientes: Pablo Iglesias y Albert Rivera.

El tercero en cuestión, Pedro Sánchez, miraba estupefacto como se lanzaban «lindezas» entre sus dos presumibles socios cuando el ya les tiene tan allanado el camino, sea cual sea la vía utilizada, con los independentistas catalanes. ¡Que para eso no merece la pena «molestar» a Albert Rivera a que le acompañe para todo! como así manifestó.

Es más, hace sólo unos días también dijo que cualquier solución de formación de gobierno por él propuesta no dejaría que lo fuera sino con el «si» de Ciudadanos.

Bien, pues a la noche ya tendremos una opinión más formada para la solución de este juego de rostros o faces (unos más auténticos que otros) y al término del acuerdo o ruptura, cuando quiera que se produzca, la «faz» que nos ofrece Mariano Rajoy con su propuesta de solución «primera pero planteada a última hora». De él se puede decir que nunca ha variado en su propuesta, es decir, el rostro viene siendo el mismo.

Pero como con su «paso» en la jugada de póker que está suponiendo esta investidura, no le llegue de nuevo la oportunidad de hacer una nueva apuesta y antes se forme gobierno por otras opciones, las «caras» que va a tener que poner van a ser indescriptibles.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído