Manuel del Rosal García

Eróstrato Sánchez, eróstrato Iglesias

Eróstrato Sánchez, eróstrato Iglesias
Manuel del Rosal García. PD

 Eróstrato fue un pastor de cabras de Éfeso que quemó el templo de Artemisa considerado en su tiempo una de las siete maravillas del mundo. Esto sucedía en el año 356 A.C. el 21 de julio, fecha del nacimiento de Alejandro Magno.

Sometido a tortura Eróstrato confesó el motivo por el que había destruido el templo: lograr fama y celebridad consiguiéndola a cualquier precio y no solo para su tiempo, sino para la posteridad al unir su nombre al del templo de la diosa Artemisa. Artajerjes, rey persa, ordenó que, bajo pena de muerte, el nombre de Eróstrato desapareciera de todos los escritos y nunca se mencionara para que las generaciones futuras no tuvieran conocimiento de él.

En Psicología y Psiquiatría se conoce como el «Complejo de Érostrato» al trastorno por el cual un individuo busca a cualquier precio destacar, distinguirse, ser el centro de atención, alcanzar poder. Miguel de Cervantes, Víctor Hugo, Miguel de Unamuno entre otros han escrito sobre Érostrato y el complejo que lleva su nombre.

El día 21 de diciembre de 2015 Pedro Sánchez ya tenía en mente los incendios que debería provocar para ser el centro de la atención política y alcanzar el poder. Pedro Sánchez incendió su partido al hacer sospechar que podría pactar con los independentistas. Incendió el Congreso de los Diputados al utilizarlo para sus reuniones con quienes él creía que podrían apoyar su investidura. Incendió los medios de comunicación para que hablaran de él constantemente. Incendió a la opinión pública para hacerla creer que él era la única solución al sudoku en que los españoles convertimos el Congreso con nuestros votos del día 20D.

Todo apunta a que habrá nuevas elecciones, pero no debemos olvidar que hay otro personaje que, como Eróstrato, incendia e incendiaria lo que fuera con tal de alcanzar notoriedad, fama y poder: Pablo Iglesias. Pablo ha incendiado de momento a tres o cuatro de sus conmilitones por desacuerdos con él, a Pedro Sánchez y al PSOE que cayeron como pardillos en sus estrategias y como peces en sus redes, los ha quemado vivos.

Tenemos por tanto dos personajes que ya han dado muestras de sus ambiciones y demostrado hasta donde pueden llegar para alcanzar el poder. Todavía quedan semanas para el 2 de mayo, son muchos días que van a permitir a las mentes de Pedro y Pablo, incendiadas por alcanzar el poder, buscar acercamientos con quien sea – menos el PP – y hasta el último minuto, aunque para ello tengan que incendiar todo lo que encuentren a su paso.

Porque si todavía hay alguien que cree que Sánchez e Iglesias han gastado 111 días en buscar lo mejor para España y los españoles, es que es tonto «pa siempre» como dice José Mota o de pequeño se dio un golpe en la cabeza con un poyete. De aquí al 2 de mayo deberíamos tener de guardia 24 horas al día un buen retén de bomberos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído