Manuel del Rosal García

La patata, el hongo y la manzana

La patata, el hongo y la manzana
Manuel del Rosal García. PD

¿Quién lee diez siglos de historia y no la cierra/al ver las mismas cosas siempre con distinta fecha? /los mismos pueblos, las mismas ventas,/los mismos tiranos, las mismas cadenas,/los mismos farsantes, las mismas sectas/¡y los mismos, los mismos poetas!/ ¡Qué pena que sea así todo siempre, siempre de la misma manera!

Estos son unos versos de León Felipe. No se puede sintetizar mejor que el mundo no cambia en lo esencial, aunque ciertas cosas nos hagan parecer que cambia.
Europa ha sufrido hambrunas durante siglos. El alimento principal y básico eran los cereales y cuando las cosechas, por la causa que fuera, no rendían lo suficiente, Europa se veía asolada por una hambruna como la que padeció Francia en las postrimerías del siglo XVIII.

Antoine Augustin de Parmentier fue un farmacéutico militar y agrónomo francés que vivió entre los años 1737 y 1813, y a él se debe que la patata fuera definitivamente aceptada en Europa. Con la patata Europa pudo hacer frente a las hambrunas por falta de cereales.

Parmentier descubrió el valor nutritivo de la patata en su época de prisionero de guerra en Wesfalia durante la guerra de los Siete Años. Ya en Francia y apoyado por Luis XVI, Parmentier consiguió que fueran reconocidas todas las ventajas nutricionales de la patata, tubérculo que hasta entonces se empleaba tan solo como alimento para animales y se llegó a decir de ella que era la causante de diversas enfermedades, entre ellas la lepra. Parmentier, con sus conocimientos sobre la patata y su incansable esfuerzo por implantarla en Europa como alimento, cambió la vida, la muerte y el hambre de millones de personas.

En 1928 Sir Alexander Fleming descubrió la penicilina. No dio a conocer su descubrimiento hasta 1929. El descubrimiento, como tantas cosas, se originó de forma casual, pero eso sí, allí hubo un hombre que supo interpretar esa casualidad.

Fleming estaba trabajando con unas bacterias llamadas estafilococos dorados; casualmente comprobó que eran destruidas por un hongo muy común, este hongo con poder bactericida se llamaba Penicillium Notatum. Había nacido la Penicilina.

El descubrimiento de Fleming cambió la vida, la muerte, el sufrimiento y las enfermedades de hombre, mujeres y niños de todo el mundo.

Apple acaba de cumplir 40 años. Todo lo que se escribe sobre semejante acontecimiento incluye la frase «Nos ha cambiado la vida».

Les ruego me disculpen si digo que no estoy de acuerdo en absoluto. Desde mi punto de vista la patata de Parmentier y, sobre todo, la Penicilina de Fleming cambiaron la vida, la muerte, la enfermedad y el hambre de millones y millones de seres humanos en todo el mundo. La manzana de Apple no, no has cambiado la vida, nos ha cambiado las costumbres.

Antes dependíamos de nosotros, ahora dependemos de unos aparatitos que nos dirigen como se dirige a los animales: a punta de tralla. Somos nosotros los que estamos al servicio de los aparatitos, son ellos los que imponen las condiciones, los que ejercen una tiranía sobre nosotros, la más estúpida tiranía que inventaron los hombres: la que no nos ha sido impuesta, sino la que ha sido aceptada como algo normal.

La manzana de Apple no ha cambiado ni la vida, ni la muerte, ni las enfermedades, ni la injusticia, ni la desigualdad, ni el hambre, muy al contrario, nos ha traído nuevas enfermedades, las peores nuevas enfermedades: las nuevas enfermedades mentales. Y nuevos vicios que se practican generalmente en solitario, y la destrucción paulatina de las relaciones sociales; no solo entre los ciudadanos en general, sino entre la propia familia; hasta el sexo está pasando a ser un acto virtual, frío y catódico.

Apple ha sustituido el roce físico por el roce cibernético. La patata de Parmentier cambió la vida, las enfermedades, el sufrimiento y la muerte de millones de personas, la penicilina de Fleming aún más, pero la manzana de Apple no, no nos ha cambiado la vida, nos la ha empeorado.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído