José María Carrascal

«Señora Pita, ¿quién defenderá a Canarias? ¿Los camareros de los hoteles?»

"Señora Pita, ¿quién defenderá a Canarias? ¿Los camareros de los hoteles?"
José María Carrascal. PD

José María Carrascal habla sobre esa diputada de Podemos en Canarias que pide que el Ejército se vaya de las Islas y del colegueo que el alcalde de Cádiz, ‘Kichi’ y algún que otro socialista mantuvieron con el ministro principal de Gibraltar, Picardo:

Se queja la izquierda española de que la derecha haya acaparado el patriotismo. No se lo discuto e incluso estoy dispuesto a reconocer que lo ha monopolizado, lo que constituye una de las principales causas de la debilidad de la nación española y del auge de los nacionalismos locales. Pero si esto ha ocurrido no es sólo por las ansias acaparadoras de la derecha, sino porque la izquierda le ha servido en bandeja ese patriotismo. Y voy a darles los dos últimos ejemplos.

Resalta que:

Como informaba ayer ABC, la diputada canaria María Pita -de Podemos- ha presentado una proposición no de ley para que el archipiélago sea declarado «zona de paz, con estatuto de neutralidad permanente, por lo que el Estado central no debe establecer tropas, ni bases ni alianzas europeas ni internacionales». En una palabra: que el Ejército español abandone Canarias, donde tiene 4.300 efectivos, entre ellos los del Regimiento Soria 9, el más antiguo de Europa, que se remonta a 1509.

No sé de qué asombrarme más, si de la ingenuidad de la Srta. Pita o de su sectarismo. Canarias es la parte española más en riesgo: a mil kilómetros de la Península, frente a una África incendiada y con un Marruecos que nunca ha disimulado la reivindicación sobre el archipiélago. Dejarlo sin tropas es casi una invitación a invadirlo. Incluso sin armas. Bastaría montar una «marcha verde» con embarcaciones de todo tipo y gentes de todos los pelajes para que tomaran, primero, Lanzarote, la isla más cercana, e ir luego ocupando el resto, como se hizo con el Sahara. ¿Quién iba a defenderlos? ¿Los camareros de los hoteles?

Mientras, en Cádiz, Fabián Picardo ha sido recibido con todos los honores de «Ministro Principal» de Gibraltar por la presidenta de la Diputación, doña Irene García (PSOE) y por el alcalde, José María González Santos, Kichi (Podemos). Las entrevistas no pudieron ser más cordiales ni los deseos más afines: «Estrechar la colaboración natural entre Gibraltar y Cádiz» para lo que «se crearán comisiones técnicas que la faciliten en los distintos campos». Subrayo lo de «natural». ¿Puede haber colaboración natural entre el colonizador y el colonizado?

Concluye que:

Sólo la de explotación, que la mantenida hasta la fecha entre la colonia inglesa y su entorno. Lo que ocurre es que el Reino Unido puede salir de la Unión Europea, dejando a Gibraltar fuera de Europa. Pero no de España. Y Picardo busca desesperadamente estrechar los lazos con sus colonos para mantener el estatuto colonial. Le allanan el camino las 500.000 libras esterlinas que se gasta en publicidad en la comarca y los millones de euros españoles que Gibraltar esconde.

Coincido con la izquierda en que hay que reformar muchas cosas en España. Pero discrepo en que el camino para ello sea pactar con nuestros enemigos. A no ser que se piense que el principal, enemigo de España sea la derecha. Eso conduce sólo a la guerra civil permanente.

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído