Victor Entrialgo de Castro

Tanta urgencia como vergüenza

Tanta urgencia como vergüenza
Víctor Entrialgo de Castro, abogado y escritor. PD

La sociedad internacional no responde inmediatamente a las urgencias humanitarias. O sea que no es propiamente sociedad y apenas internacional. Es una vergüenza planetaria.

Los atrapados en Ecuador, los bombardeos de niños en Siria, los refugiados de Idomeni, el traslado inmediato de la ayuda, la ayuda alimentaria y médica esencial tarda un mundo en llegar. Un mundo que debiera salir pitando y no teniendo vergüenza parece no tener siquiera una partida presupuestaria.

Siendo España uno de los países más solidarios porque está en el ser español, -que lleva meses ocupado en egos, ambiciones y otras concusiones,- siempre que hay una catástrofe humanitaria me pregunto dónde está en Barajas, el Prat o San Pablo, el avión preparado con todo lo no perecedero para salir primero, como país que quiere un papel en el mundo, a la espera de los perecederos que salgan en el segundo y así, mientras haya seres humanos desesperados en medio de la tragedia.

Perecederos dia a dia renovados porque desgraciadamente va a haber ocasión, listos para un despegue inmediato.

Hoy Ecuador, del que miles de nacionales vinieron a buscarse la vida y han contribuido a nuestra economia, a atender a nuestros niños y mayores y se han incluso nacionalizado, que nos hemos ayudado mutuamente…

Y Siria con sus niños bombardeados y refugiados porque el auxilio ante el sufrimiento en medio de la tragedia no necesita ni literatura ni razones.

Tanta urgencia como vergüenza.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído