Raúl del Pozo

«España sigue corrompida, entrampada y sin Gobierno»

"España sigue corrompida, entrampada y sin Gobierno"
Raúl del Pozo. PD

Raúl del Pozo es claro y directo sobre lo que estamos viviendo los españoles: sin Gobierno y con la corrupción aflorando incluso en quienes estaban encargados de señalar la misma. De traca:

España sigue corrompida, entrampada y sin Gobierno. Es necesario un ajuste urgente de 4.000 millones de euros porque las cuentas públicas son insostenibles y el Gobierno en funciones tiene que irse de mítines para que no lo aplasten en las elecciones reiteradas o lo sienten en la rilera.

Centenares de políticos, alcaldes, mangones, conseguidores, pillos, rateros, padres de la patria, ex presidentes, ‘púnicos’, ‘señores black’, princesas y cantaoras estaban en el trullo, o a punto de entrar, cuando les ha caído del cielo una amnistía inesperada. El líder de Manos Limpias -en la trena por mangue y extorsión- va a cerrar el sindicato y a retirar las denuncias que supondrían la suspensión de los grandes juicios del Reino de España. Puede haber carpetazo del ‘caso Gürtel’, los ERE, etc., y aquí no ha pasado nada. Otra ronda de gambas.

Dice que:

En los ‘papeles’ de Suiza y de Panamá, de las Seychelles y Andorra están los sumarios no activados, las prácticas de los botineros de cuello blanco, avisados e indultados por Hacienda. Los tragones que dirigieron España, su Gobierno, sus periódicos, sus bancos, sus partidos y sus burdeles se van a ir, como siempre, de rositas. Pero esto no es el ocaso. A pesar de todo, apenas nos enfrentemos a un nuevo ajuste, a una repetición del desgobierno que, eso sí, envalentonará a los que quieren desguazar el país. El Rey aconseja una campaña austera, los partidos harán lo de siempre.

Según algunos escritores, en la Península Ibérica estaba el fin de la Tierra, adonde llegaron los argonautas y Odiseo, famoso por su astucia. Borges, en su famoso poema, describe la España incesante y fatal, la del inútil coraje que descifró los mares. «España, donde Ulises descendió a la Casa del Hades». Ese destino siniestro no ha sido constante en nuestras aventuras, genialidades y aciertos.

En realidad, siempre se vio a España como el primer El Dorado. Llevamos en lo alto la fatídica leyenda del desgobierno, la intolerancia y la picaresca, pero no es cierto que nuestra historia siempre termine mal. Ésta es una crisis leve. La segunda transición ha muerto en el parto. No hubo Gobierno ni a la portuguesa ni a la valenciana ni a la alemana. Habrá nuevas elecciones y lo que tendría que hacer la gente, si le sale del pijo, es no dejarse engañar por sus propias manías y sectarismos. Habrá en las listas toda clase de reaccionarios, populistas, rojos, corruptos, liberales, socialdemócratas. Tápense las narices, blasfemen, olvídense de sus propias terquedades políticas y voten al que les parezca mejor.

Remata que:

Está claro que de la corrupción no nos libramos desde Cánovas, sin ir más lejos. Cánovas -según Ortega- era el hombre de más talento político de su siglo y un gran corruptor; lo ahogó la corrupción; «fue el profesor de la corrupción»; «corrompió hasta lo incorruptible». Nos conformaremos con ver a los que tanto mandaron y tanto evadieron avergonzados cuando saluden al portero. Subieron como astros -dice Brecht-, y como astros están cayendo.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído