Rafael Reina

¡Tongo! ¡Tongo!

¡Tongo! ¡Tongo!
Rafael Reina. PD

Hace años, cuando el Boxeo y la Lucha Libre eran sinónimos de fraude y «Tongo» me dijo mi hermano muy aficionado a ambos, que cuando el púgil que debería «perder» empezaba a mostrar debilidad y el que debería de «ganar» flaquea y cede hasta perder, eso es el «Tongo».

Estamos ante un partido IU, que después de una historia de perdedor, que ya ha sido usado como muleta en el pasado (Coalición con el PSOE), que ha sentido los dientes de Podemos en sus carnes y ahora que por primera vez comienza subir en intención de votos que su secretario es de los más valorados, ¿Ahora se deja llevar a una coalición que no le beneficia en nada y que solo beneficia a Podemos, que los diarios sacar la circunstancia que posiblemente le beneficiarán económicamente ambos declaran no incluir la deuda en el acuerdo? eso tiene un sólido color de «Tongo». EL Sr. Anguita parece no querer ver la realidad de las intenciones de Podemos. ¿Es que nadie se para a mirar la trayectoria de Venezuela, por ejemplo?.

Nadie quiere ver los movimientos izquierda derecha, arriba abajo de Podemos, que ellos admiten no ser de izquierda, que no les importa no entrar en el gobierno (de momento), que ya ha intentado disolver IU una vez, que es una amenaza para la propia izquierda, (Pablo Iglesia 2015 » la izquierda y el populismos no son compatibles las coaliciones de izquierda no ganan elecciones») Si no se ven estas señales es porque hay un «Tongo» descomunal que los «aficionados» en este caso los fieles votantes del IU, no merecen.

Podemos tiene algo que ninguno del resto de partidos no tiene… Tiempo. Podemos no tiene prisa, acaba de llegar, necesita base, cimientos y eso lo consigue entre IU, PSOE y cualquier otro lugar, moviéndose con uno, con otro, como el perro del hortelano. Esos movimientos desaniman lo ciudadanos y es lo que Podemos busca, poner peso en sus cimientos, traer votos de todos sitio posible.

La Politóloga Guatemalteca Gloria Álvarez ha dedicado buena parte de su tiempo a explicar los riegos del los populismos, pero yo creo los «barones» que atendieron su disección en Zaragoza, estaban más pendientes de sus cualidades físicas que de sus advertencias. Cualquiera que escuche y no solo oiga, ve que Tanto Pablo como Ramón o Irene, cuando hablan dejan ver que hay que hacer «lo que sea» para derrocar al PP, o hay que hacer «lo que sea» para solucionar el paro, o los desahucios y ese «lo que sea» es un precio muy caro, es la perdida de libertades, de comercio, educación, expresión es la perdida de los principios básicos que hemos obtenido de forma pacífica, se pierden por una cesión voluntaria y ese mensaje no está llegando así al ciudadano, el elector entiende que «lo que sea» es un imperativo justo, nomológico que es lo que el necesita.

Desde el momento que la ciudadanía entrega voluntariamente su libertad, no está libre de comprar lo que quiera, solo lo que el nuevo líder considera que es necesario, ni a ver lo que le apetezca pero lo que el líder considera que es conveniente o de aprender lo que la profesión que más le guste, pero la que el líder considere que es mejor.

Esa quimera prometida de una vida fácil, nunca llega, siempre es necesario mejorar esto o aquello, desconectar estos o aquellos y separarse de aquí o allá, los derechos van desapareciendo y solo son los cercanos al líder los que se benefician, primeros son muchos y poco a poco van menguando, siempre culpando agentes externos a riegos de perderlo todo, finalmente llega la ruptura total, cuando el pueblo se levanta los cuerpos de seguridad que también están sin beneficios dan un golpe de estado, pero entonces es tarde, el país esta desmembrado, sin estructura económica (astronómica inflación) sin estructura gubernamental (Los poderes legislativo y judiciales encontrados), sin estructuras productivas funcional (industrias y agricultura ausente o diseminada), culturalmente disminuidos (una juventud culturalmente desalineada con la cultura internacional, financieramente acorralados (nivel crediticio nulo). Pero el mayor problema llega cuando cualquier gobierno que comience a gobernar en esas condiciones, con un pueblo enervado y cansado de falsas promesas, hambriento, subyugado al que hay que empezar pidiendo mayores esfuerzos aun… tiene pocas posibilidades de terminar el trabajo sin que el pueblos se le eche encima, especialmente si el populismo sigue culpando a agentes externos de todos los males.

EL PSOE tiene y ha tenido desde siempre el NO, durante su etapa de gobierno, desoyendo avisos y advertencias, durante el gobierno del PP con una actitud antagonista mas allá de la lógica postura opositora, una actitud arrogante y revanchista, nada constructiva, durante la campaña electoral negándose a intentar todo acercamientos al PP, aun ahora que claramente no ha tenido posibilidad de pacto con la Izquierda, sigue cerrado en al NO. No hay sitio en la izquierda para el PSOE de siempre, el PSOE que busca Podemos es uno dispuestos a aceptar cambios de todo tipo como revolucionarios, independentistas, Marxismo, Leninismo.

No es un camino fácil decambiar de rumbo una vez se entra en el, las retirada son mal vistas por el electorado y las facturas que pasan son una banalidad. Es difícil para mi creer que un partido con la trayectoria del PSOE pueda ser tan ciego ante unas evidencias tan claras. Pero sorpresivamente, leo y oigo a juiciosos periodistas y analistas vinculados al PSOE, que evitan tocar el tema.

Bueno, sarna con gusto no pica pero se rascan

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído