Raúl del Pozo

«La confluencia IU-Podemos es vista por los socialistas como una emboscada»

"La confluencia IU-Podemos es vista por los socialistas como una emboscada"
Raúl del Pozo. PD

Raúl del Pozo detalla los líos que va a generar la coalición entre Podemos e Izquierda Unida. En el PSOE es que no quieren ni verla:

La izquierda es muy dada a combatir sus sectas de herejes y, siguiendo esa tradición, el PSOE puede desplegar, atormentado por Podemos, una campaña de agitación contra IU, que fue su «masía» durante muchos años.

En un macartismo de baja intensidad, ya se dibuja una caza de brujas mediática para desbaratar lo que ellos analizan como la Nueva Pinza, segunda edición de aquella que idearon Anguita y Aznar («la misma mierda», dijo Felipe González entonces). Amenazan a IU con el peligro de desaparición, dicen que la coalición representa el comunismo de siempre, insisten en declamar que la confluencia es simplemente el odio al PSOE. Luis Arroyo, asesor de Ferraz, ha escrito: «El interés real de Podemos es cenarse al PSOE, previa merienda de IU». Si Pablo Iglesias tiene esas malvadas intenciones, las disfraza dialécticamente apelando a Antonio Gramsci, que dejó dicho que, «en ciertos momentos, los grupos sociales se separan de sus partidos tradicionales». Aquí, según el líder de Podemos, el bipartidismo ha dejado de servir para entender el sistema de partidos. Aunque reconoce que todas las izquierdas están destinados a gobernar juntas, piensa que las políticas practicadas por el PSOE y el PP apenas se diferencian. «Podemos -dice un destacado militante- quiere enviar al banquillo del campo de juego o al banquillo de la sombra a los que se forraron con la corrupción». Y Julio Anguita declara que el PSOE es una izquierda de estampita.

La confluencia IU-Podemos es vista por los socialistas como una emboscada. En el seno de IU la operación está resultando trabajosa por las listas, los puestos. Gaspar Llamazares se pronuncia contra la fusión: la ve como un número circense. Cayo Lara ha tardado en ver positiva la unidad de las izquierdas pero, como la mayoría de la familias de IU, ya apuesta por el acuerdo. Me dicen en Podemos que el PSOE, con su obsesión infantil de ser la única izquierda, está usando la tenaza neoliberal para evitar la confluencia, enredando en los sindicatos. Entre los 60.000 afiliados de CCOO hay IU, hay PSOE y ya hay Podemos que no salían del armario pero saldrán con la unidad.

Y subraya que:

Según me informa un dirigente de IU, el viejo edifico de la izquierda española chirría y cruje. Hay que levantar un nuevo edificio, y ya no será el PSOE: «Están llamando a IU los del PSOE para decirles que la confluencia será su final». La presión es fuerte. Sobre todo en Andalucía, donde Susana Díaz intenta sublevar a los errejonistas contra Teresa Rodríguez, partidaria a tope del pacto. Teresa, que tiene mucha casta, declara que «el cortijo del PSOE apesta. Se han metido en el ancho de vías del PASOK y no saben salir».

Prepárense para asistir a un festival de ataques ad hominem entre los candidatos para destruir sus argumentos. Felipe González ha comparado a Pablo Iglesias con Marie Le Pen. Susana Díaz insiste en que la coalición de IU-Podemos dejaría a España rota.

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído