Cristobal Valladolid

Puestos de salida para regenerar la política

Puestos de salida para regenerar la política
Cristóbal Valladolid. PD

Desde que tengo un blog, vengo denunciando las graves infracciones de la Constitución Española, por parte de los partidos políticos, en especial del artículo 6, aunque hay muchas más.

La culpa de la degeneración política a la que hemos llegado, ha sido la viciada interpretación de los partidos del mencionado artículo 6. Entendieron ellos, sin motivo, que la participación política, es exclusiva de los partidos, y a la vez, ignoran convenientemente, el mandato que conlleva el final del mismo artículo, o sea, literalmente que: «su estructura interna y funcionamiento deberán ser democráticos».

Así pues, tal como están las cosas ahora, quien quiera participar en política y presentarse al Congreso, no puede hacerlo más que a través de un partido, y como que el afiliarse a un partido no da derecho a ir en las cerradas listas de candidatos, el resultado es, que como uno no sea amigo, o no le deba algo, a quien ostenta el dedo digital, pues no puede presentarse a diputado.

La CE española, no necesita cambio alguno, es una de las más avanzadas y democráticas del mundo, lo único que necesita, es que los políticos la cumplan, con un órgano independiente al que pueda recurrir cualquiera, distinto del Tribunal Constitucional actual, con sus miembros elegidos por los mismos políticos a los que se supone deberían controlar.

Recordemos el circo que se ha organizado intentando formar nuevo Gobierno: que si Rajoy, que si Sánchez, que si Iglesias o Rivera, no se ponen de acuerdo, pero, ¿quiénes son esos?, pues cuatro o cinco personajes de entre 350, que deciden quien gobierna.

¿Pero no es la Cámara la que otorga la confianza al Gobierno?, ¿qué pintan los otros 345 diputados electos, los representantes que ha votado el pueblo?. Pues ahí están, esperando que alguien les ordene lo que tienen que votar, pero, ¿no prohíbe la CE en su artículo 67 el voto imperativo, o sea, el dar órdenes a los diputados?, pues si, pero como que a los partidos no les interesa, pues no lo cumplen.

A nadie se le ocurre, antes de tener que convocar nuevas elecciones generales, que por lo menos, voten los 350 diputados electos, en votación secreta, y por supuesto libremente, sin mandato imperativo. Debería ser así, pero eso sería un mal precedente, para los partidos, claro.

¿En que consiste la regeneración que ofrecen los nuevos partidos, en especial PODEMOS?, no se sabe muy bien, para empezar, en su alianza con IU, se han repartido, publicamente y sin rubor, «puestos de salida», en las listas, ¡menuda regeneración!, pues «puesto de salida», significa elección garantizada, ya que los votantes no pueden evitar tener que votar a los personajes que ocupan esos puestos decididos de antemano por el partido que sea. En realidad, el votante no elige, se limita a ratificar lo que han decidido otros a quien nadie ha votado para ello.

Para regenerar la política, no hace falta cambiar la CE, tan solo cumplirla, lo que nos llevaría a cambiar la ley electoral, la LOREG, para que quien quiera presentarse individualmente, sin partido, pueda hacerlo (art. 23 CE) sin depender de nadie mas que sus electores, y consecuentemente, cambiar también los reglamentos de las cámaras para evitar tanto grupo disciplinado, tanto dedo y tantas instrucciones de voto, y que encima, a quien vote en conciencia, como debe ser, le llamen tránsfuga.

No es broma

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído