Victor Entrialgo de Castro

¡Cómo están ustedes!

¡Cómo están ustedes!
Víctor Entrialgo de Castro, abogado y escritor. PD

Hacia cuatro años que no tenía noticias suyas. Desde aquello no volví a recibir correo ordinario ni electrónico alguno. Quedaron en comunicarse incluso por skype, esa teleconferencia que une a gente que está muy distante entre sí. Pero tampoco.

Puede que hayan llamado en alguna ocasión no estando yo en casa, pero difícil, porque habrían dejado mensaje en el contestador. Nada. Al principio no le di más importancia. Pero fue pasando el tiempo y empecé a preocuparme. ¿Les habrá pasado algo? me decía, aunque no corrí mucho detrás de ello.

No uso mayormente las redes sociales. En cierta ocasión en algún divertido chat del guasap, esa apocopada tertulia de los tiempos, pensé que podría ser alguno de ellos, pero no se dignan participar en cosas que no vean o sigan millones de seguidores o de ovejas. Reconozco que me olvidé un poco de ellos aunque ellos lo habían hecho de mi antes.

Hasta que estos últimos días los he reconocido por televisión gritándome a mi y a muchos miles de gentes. ¡Son ellos y ellas! No habían dado señales de vida, no se dirigieron a mi durante cuatro años y ahora me hacen guiños desde mítines donde se reúnen a pensar con la laringe.

Cuatro años si noticias de Garp y ahora de pronto en las últimas semanas los veo venir otra vez, igual que aquella otra célebre caravana de gitanos de Cien años de soledad encabezados por Melquiades, aquel hombre corpulento de barba montaraz y manos de gorrión, que llegaban todos los años a Macondo a mostrar a los Buendía, las últimas maravillas de los sabios alquimistas de Macedonia.

Esta otra caravana de políticos que no aparecen ni llaman ni escriben en cuatro años incluye demostraciones de malabaristas del Presupuesto, prestidigitadores de puestos de empleo, monos amaestrados, leones, serpientes, lagartijas y suricatos, que después de cuatro años de no saber de ellos saludan sin parar, escriben e incluso mandan fotos a casa en formato papel, que ya no lo hace, por caro, casi ni la familia, mientras no dejan de gritar ¿¿¿Cómo están ustedes..???? Me alegro que estéis bien pero ¿donde habéis estado todo este tiempo?

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído