Jaime González

«Quienes le rindieron homenaje a Otegui en el Parlamento de Cataluña son unos malnacidos»

"Quienes le rindieron homenaje a Otegui en el Parlamento de Cataluña son unos malnacidos"
Jaime González. PD

Jaime González tira de ironía para revelar al estado de esquizofrenia y desmemoria al que han llegado ciertos políticos en Cataluña a cuenta de la visita de Otegui:

ETA no existió y Otegui es un hombre de paz. Los muertos que nos cuentan son mentira. En junio de 1987 no estalló un coche bomba en Barcelona, ni en mayo de 1991 ocurrió nada extraordinario en el cuartel de Vic. Quien sostenga que ETA asesinó a 54 personas en Cataluña es un manipulador sin escrúpulos, un fanático que fermenta su asco inventándose víctimas.

No hubo ataúdes blancos, ni tiros en la nuca, porque ETA -métanselo en la cabeza- no existió y Otegui es un hombre de paz. Se lo repito: ETA no existió y Otegui es un hombre de paz. Si no se convencen, arránquense de cuajo la memoria y pónganla debajo de sus botas. Tritúrenla saltando. Si sigue latiendo, tírenla por el balcón. Convénzanse: ETA no existió y Otegui es un hombre de paz. ¿No me digan que les cuesta aceptar que ETA no existió y que Otegui es un hombre de paz?

Insiste:

Es muy fácil: imaginen que en 1987 no estalló un coche bomba en Barcelona y que en mayo de 1991 nada extraordinario ocurrió en el cuartel de Vic. Revélense contra el recuerdo y nieguen firmemente que ETA asesinara a 54 personas en Cataluña. Fíjense qué sencillo: no hubo ataúdes blancos, ni tiros en la nuca, porque ETA no existió y Otegui es un hombre de paz. ¿No son capaces? Mojigatos. Con lo fácil que resulta arrancarse de cuajo la memoria.

Por penúltima vez: ETA no existió y Otegui es un hombre de paz. Acéptenlo: los muertos que nos cuentan son mentira, cosas de fanáticos que fermentan su odio inventándose víctimas. ¿Que hubo 54 asesinatos en Cataluña? Qué infamia, qué asco, qué grima, qué manera más burda de manipular la historia. Si ETA hubiera existido, ¿cómo iba a ser Otegui un hombre de paz?, ¿cómo le iban a rendir homenaje en el Parlamento de Cataluña?, ¿cómo iban a aplaudir a un terrorista?, ¿cómo se sentirían las víctimas?, ¿cómo se removerían en sus tumbas los muertos?, ¿cómo íbamos a quedarnos callados?, ¿cómo podríamos seguir mirándonos en el espejo?, ¿cómo les diríamos a nuestros hijos que no tenemos vergüenza?

Y sentencia:

ETA no existió y Otegui es un hombre de paz. Repítanlo conmigo: ETA no existió y Otegui es un hombre de paz. ¿Que no pueden? ¿Que es superior a sus fuerzas? Entonces es que son ustedes personas en el sentido más amplio y hermoso del término. Sí señores, ETA existe, Otegui no es un hombre de paz y quienes le rindieron ayer homenaje en el Parlamento de Cataluña podrán helarnos la sangre, pero nunca el corazón. Malnacidos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído