Víctor Entrialgo de Castro

Silbar el Himno

Silbar el Himno
Víctor Entrialgo de Castro, abogado y escritor. PD

Anteanoche en Basilea en la épica futbolística del Sevilla frente al Liverpool diez mil liverpootienses ondeaban banderas republicanas contra la Reina de Inglaterra, otros doce mil cuatrocientas treinta o asi, por la salida de Inglaterra de la Unión Europea, unos nueve mi seiscientos cincuenta pedian la salida del euro, y otras trece mil setecientos veintidós pedían que se deportasen de Europa todos los refugiados y así. ¿Se imaginan? ¿A que no?

Pues aquí sí. Aqui los facinerosos se disponen un año más a reventar con banderas republicanas con estrellitas, como las de EEUU de América, una ceremonia deportiva y solemne de todos los españoles, pitando el himno de España en la final de la Copa de Su Majestad el Rey, que así se llama el torneo. A qué coño la juegan, la buscan y la persiguen si van a pitarla, me pregunto yo. Y luego andan buscando donde guardar el silbato pero no encuentran sitio, aunque sería muy fácil sugerirlo.

Quizás por querer vivir en el limbo nostálgico nacionalista estos personajes no encuentran Estado que no les tire de sisa, que no les diga que tienen que arreglar las mangas, esas tan grandes con las que acostumbran a tirar cortes y por donde el tripartito, Convergencia y también Unión, se lo llevaron crudo desde la era Pujol y la extraña familia.

De tanto retorcer el castellano, de tanto escuchar a sus políticos, de tanto escuchar a las mal privatizadas y a los comisarios políticos de RTVE que venga y dale con informaciones de los nacionalistas absolutamente irrelevantes.

De tanto oír a los maestros de Esquerra Republicana que cobran del catalán y del castellano o a esos excelsos magistrados que nombrados por el Poder judicial del Estado redactan informes y Constituciones para violentar el orden constitucional que los ha colocado donde están y al que sencillamente han traicionado sin dejar de cobrar.

De tanta educación particular, de tanta inmersión lingüística y tanta ambigüedad al final la educación que falta es la principal y la que queda es silbar al himno nacional, al Rey y a España. Pero ¿no era la Copa del Rey la que se jugaba? No puedo con tanta ambigüedad. Si vienen a protestar con sus estrelladas y a silbar al himno de España y al Rey que le da nombre a la Copa ¿Por qué se la quieren llevar? ¿Por qué vienen a jugarla?

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído