Apuleyo Soto

Los caprichos de los Púnicos

Los caprichos de los Púnicos
Apuleyo Soto. PD

Habrá que castigarlos
a todos sin piedad
por esas mariscadas
mareadas de sal
en las que se ponían
morados sin cesar.
¡Qué púnicos caprichos,
ni que fueran rajás!

Gambas y bogavantes
brincaban a la par
del yate en que Granados
los juntaba al caviar,
dejando a Marjaliza
la cuenta del manjar.
Así un año tras otro
por aire, tierra y mar.

Pues que pescaron tanto
dinero nacional,
la UCO civilona
les debió registrar
y enviarlos a un juez
severo e imparcial.
Les queda devolver,
no basta con tragar.

¡Ay pena, pena, pena,
no tardes en llegar,
y que este país sepa
que hay Justicia! ¿La habrá?

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído