Rafael Reina

Tres Pájaros con una piedra

Tres Pájaros con una piedra
Rafael Reina. PD

Estamos enfrentando tres problemas de distintas índoles de forma simultánea, poco tienen que ver entre ellos pero que se pueden solucionar de forma conjunta.

Una fuerte inmigración a causa de la hambruna de África, los horrores del terrorismo y las guerras, una desaceleración de las economía a causa del bajo poder adquisitivo/paro de la comunidad y un elevado coste de producción a causa de unos bajos niveles de venta.

Es una espiral infernal que como un agujero negro nos va absorbiendo hacia un desastre económico mundial, los programas establecidos después de la WWII, fueron aceptables por cierto tiempo, mientras los costes de vida estuvieron por debajo de los salarios, pero esos tiempos han pasado, es necesario hacer cambios y urgentes antes que las situaciones en los países industrializados lleguen a los niveles de pobreza de los que no lo están.

SALARIO: Después de la WWII la fijación de los salarios en base a al coste de las necesidades básicas familiares y la actualización de los salarios en base al incremento de coste de la vida, por obviedad han estado siempre retrasado con respecto al tiempo real, lo que ha creado la desigualdad actual; con la entrada al mundo laboral de la mujer y el error conceptual de que se podría dividir por dos las necesidades del hogar ha acentuado aún más y más rápidamente la desigualdad, esa percepción es una falacia especialmente en circunstancias como las presentes. Las actuales de familias son en muchos casos mono paternas, parejas sin descendencias o parejas con más de 3 o más hijos; esta diversidad no permiten tener un sistema tan inflexible como el adoptados en los 50’s actualmente no hay familias perfectas con dos hijos que dejan balanceada la población. Hoy es necesaria una restructuración del concepto económico, no se puede mantener la idea de coste de vida que aparte de ser ineficiente no es justo para el obrero, equiparando a todos los trabajadores a un mismo nivel de producción cuando en la realidad cada obrero tiene un nivel distinto. La industria y el comercio ya lo han reconocido, ofreciendo mejores compensaciones económicas en base a los logros de específicos directivos o especialistas; el obrero en la línea de montaje o las labores agrícola, requieren el mismo juicio.

PENSIONES: El mismo problema del salario lo tiene las pensiones con el agravante que aumentarlas no repercute positivamente en las arcas pensionistas, solo los hace en el mercado y la producción. Las pensiones se deberían individualizar desde los comienzos de la vida laboral del individuo, eligiendo su edad de retiro y calculando así la cuantía de su anualidades, de la misma forma que se crean los retiros personales pero en este caso avalados por los gobiernos es un absurdo que sigamos anclados en el mismo modelo que desde hace años sabemos que no funciona.

PRODUCCION: La innecesaria capacidad de producción ante un mercado imposibilitado de absorberla tanto por saturación como por poder adquisitivo; la liberalización del comercio que ha dado entrada en nuestros países a productos procedente de mercados emergentes con ínfimo coste de producción al no tener, ni las cargas fiscales ni sociales que tenemos en nuestros países y unos salarios muy por debajo de los locales, producen un competencia desleal; es una competencia pues el objeto de la liberalización de estos mercado era la de ayudarlos a elevar los niveles sociales a nuestros niveles, lo cual no solo no se está produciendo sino que en muchos casos solo está ensanchando aún más las diferencias sociales, ayudando al enriquecimiento de los mismos sectores históricos del país. Las mejoras sociales de China, India, Pakistán, Tailandia entre otros ni se han empezado, hay muchos proyectos algunos en marcha pero todos ellos orientados a reducir los costes de transporte y distribución a reducir los costes control y financieros, aumentar las calidad de los productos e investigación de nuevos productos pero en lo que se refiere a mejoras de las condiciones laborales, sociales la sanidad, la enseñanza, las viviendas, la tercera edad incluso los derechos humanos, no se han producido mejoras apreciables que merezcan continuar con las mismas condiciones que están afectando a nuestra industria y a nuestra economía. Para hacer frente a esta competencia nuestra industria necesita flexibilidad en el volumen productivo, unos costes de producción fijo independiente del volumen, una calidad que no dependa de la producción o del sujeto productor y capacidad para diversificación de productos y eso no es posible con mano de obra especializada, hace falta automatización que al mismo tiempo que asegura la competividad, hace innecesaria la importación de mano de obra salvo en épocas concretas.

POBLACION: Pero si los problemas anteriores son graves, el problema de la sobre-población extranjera es el más acuciante y menos vigilado. No tenemos medio de sostener en nuestro suelo a la población inmigrante que pretende asentarse en Europa, no hay economía que pueda sostenerla por las razones anteriores, no hay puestos de trabajo suficiente, porque no se necesitan, porque nos hace falta tanta producción y porque estamos inundados de productos muchos más baratos, no hay pode adquisitivo para atender a ambas ofertas y no hay suficiente ingresos para socialmente sostener ambas comunidades. Hay países como Siria, Irak, Sudan, Libia, Egipto, donde los inmigrantes podrán volver para la reconstrucción de sus países, pero en el caso de África no se trata de reconstruir pero de construir y mejor que sostener a súbditos en nuestro suelo es ayudarlos a su desarrollo en sus propios países. Los arreglos fronterizos anglo-franceses de finales del siglo 19 del medio oriente, fueron catastróficos para la zona y ahora para nosotros y los arreglos que se pretenden ahora no son mejores. La amenaza terrorista nos perseguirá por muchos años y la islamización sigue siendo una amenaza, aunque los políticos lo nieguen y escondan sus cabezas en la arena. Nuestros gobiernos han de invertir en la reconstrucción, industrialización y socialización de los países azotados por la guerra o el terrorismo, deben facilitar la educación de sus ciudadanos en nuestros países y posteriormente facilitar la repatriación de ellos a sus países de origen, promover el desarrollo de sus economías y permitirles la organización de sus fronteras de la forma que más les convengan a ellos, esa es la mejor forma de luchar contra las guerras la ignorancia, la pobreza o la desigualdad. De nada sirve para esos países que sus ciudadanos se establezcan en Europa y dejen sus países hundidos en el siglo 14, debemos ayudar a extender las libertades, la democracia y el progreso llevándoselo dentro de sus fronteras por sus propios habitantes.

Para poder crear empleos, hay que tener mercado para los productos y para que haya mercado tiene que haber necesidad y poder adquisitivo. En estos momentos no hay esos mercados, hay que crearlos y no hay que ser muy inteligente para ver donde esta el vacio de mercado en el mundo.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído