Santiago López Castillo

Más sobre el linchamiento

Más sobre el linchamiento
Santiago López Castillo. PD

Está visto que nadie puede criticar, y menos arremeter, a la izquierda cerril o radical. La calle es nuestra, el acoso es nuestro, viva la libertad de expresión. Se le ha ocurrido al cardenal Cañizares poner en solfa el venid y vamos todos de los refugiados y se le ha caído con todo el equipo. Una de esas asociaciones que viven de la subvención y la demagogia le han presentado una denuncia por lo penal al obispo de Valencia. En dos palabras, su eminencia reverendísima vino a decir que entre esta avalancha que huye de la guerra hay mucho infiltrado y mucha escoria que contabilizar. La asociación en concreto lleva por título algo así como «Ayuda al refugiado», una franquicia de «SOS inmigrantes», que tienen por «labor humanitaria» denunciar a la Guardia Civil como pasa a menudo en Ceuta y Melilla y luego un juez justo da la razón a los miembros de la Benemérita, pero el daño causado ya no se borra ni con goma de miga de pan.

Al cardenal Cañizares le han puesto estos chiquilicuatres que están a la que salta, viven de ello y de los partidos de izquierda, mismamente el PSOE; le han puesto, trataba de decir, de chupa dómine. Y si encima, en su alocución, hizo referencia al orden natural sobre los matrimonios de gays y lesbianas, pues nada; ya estamos con el nacional-catolicismo, muera Franco, los poderes fácticos a la hoguera, como si no ardiera Barcelona tierra del odio, kale borroka. Ésta es una acción más de la ideología marxista-leninista ante un Estado central silente y acobardado.

Conscientes de ello, los zurupetos no se detienen. Hoy es la Iglesia y las sacristías y arderéis como en el 36. No pasa nada. En cambio, los títeres de los titiriteros que aun reprobados siguen mofándose de las creencias cristianas. ¿Vamos a las catacumbas?, es lo que se me ocurre. Sí, a lo que parece. Asimismo, Cañizares calificó la ley del aborto como un crimen. Lo que es. Y en seguida, las feministas y toda esa patulea de gays y lesbianas se le echaron al cuello con aquello de que es un derecho de la mujer. Está visto que sólo el mundo radical de izquierdas tiene patente de corso. Y por qué será, me pregunto, que la mayoría de los jueces archivan las causas fragantes de esta caterva de podemitas y un muchacho falsifica una tarjeta de pago y va a la trena. Es lo que tiene ser juez para la democracia y los que no lo son reciben el calificativo de retrógrados cuando no fachas.

Qué país, Miquelarena.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído