Víctor Entrialgo de Castro

El Monstruo de Yalovés

El Monstruo de Yalovés
Víctor Entrialgo de Castro, abogado y escritor. PD

Hay quien dice que no se lo cree, que la visión del monstruo es un fenómeno que se produce cuando hay niebla een la economía, la visión del futuro es brumosa y no se distingue un burro a tres pasos.

El caso es que ni la crisis, ni la enorme indignación con la corrupción, ni los medios interesados en hacer negocio con el monstruo, ni el tradicional cainismo español explican por si solos que millones de españoles sigan alimentando al «monstruo de Yalovés».

Porque todo el mundo ha oído alguna vez los ruidos de la bestia. Y verse se ven en televisión sus ofensas y sus afrentas, su ideología totalitaria y dogmática, su resentimiento, su voz cínica y meliflua, su discurso estratégico, mentiroso e hipócrita, su violencia encubierta. ¿Eso es lo que lo millones de españoles quieren para España?

Yalovés es un depredador que utiliza tácticas de emboscada y se camufla en su entorno. Suele comer peces, marisco y moluscos pero tambien ciudadanos, delfines, marsopas, tortugas y calamares que se duermen.

Hace no mucho, escupió a la orilla a la ninfa Tania para que se infiltrara en la selva maltrecha de Izquierda Unida: «Jamás me pasaré a Monstruemos», dijo. Y se pasó.

Y un buen día el monstruo de Yalovés emergió en medio del lago y de un bocado se comió a toda Izquierda Unida a pesar de la resistencia que ofrecieron algunos dirigentes y miles de militantes, alimento que ofrendó al monstruo el grumete Garzón para no morir devorado y salir nadando del naufragio, como vulgar Schettino, dejando al resto de la tripulación a merced de las olas.

Dicen las encuestas que el monstruo del Yalovés, se va a tragar ahora al PSOE y a despedazarlo, primero con susurros, como Tiburón con sus víctimas, hasta que suene la música y les arranque todo lo que haya que arrancar a todos los que se han acercado demasiado encerrándose, como hizo Pedro Sanchez con sus contramaestres, en la jaula de su investidura.

Viviendo al lado del lago, sólo alguien cegado por su ego y su ansia de poder puede amontonar junto al embarcadero tanto empecinamiento y tanta torpeza como para tirarse él y su partido al agua estando el bicho dentro.

En su camino hacia el partido único el monstruo del Yalovés se ha comido entera a Izquierda Unida y ahora acecha al PSOE. Cuando termine con él ofrecerá un pacto a la derecha.

El Ayuntamiento de Madrid ¿Lo ves? La violencia de Barcelona, ¿La ves? ¿El sitio de Zaragoza? ¿El espectáculo de Valencia? ¿Lo ves? ¿Aún no has visto al monstruo? ¿O ahora Yalovés?

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído