Santiago López Castillo

Este Papa, no para, suma y sigue

Este Papa, no para, suma y sigue
Santiago López Castillo. PD

Estaba cantado que el autodenominado Papa Francisco, Paco, Paco, que mi Paco, nos daría días gloriosos. Vive para y por el candelero. Viaja provocando exaltaciones paganas, pero no viene a España ni aun en el quinto centenario de la santa Teresa porque hay un gobierno conservador y él es más rancio y comunista que la peluca de Carrillo. En sus periplos, abraza hasta las farolas. Lo suple con la bíblica aseveración, dejad que los niños se acerquen a mí.

Este pontífice, o lo que diga la fumata blanca, más bien roja, lleva a cabo la verborrea platense, la que usaba el embaucador Jorge Valdano en sus tiempos de jugador y entrenador del Real Madrid. Conozco Argentina y sus congéneres -especialmente las tías de la calle Corrientes- los mejores jeans en culo, pecho y espalda. Son envolventes en el diálogo, casi siempre monólogo, dan mil vueltas a las palabras y se creen los genuinos europeos de Suramérica. Jo, qué prendas. Lo que les faltaba: tener un pontífice orbi et orbi. Que se mete más en los terrenos mundanos que en la espiritualidad del alma, a sabiendas de que el espíritu santo se escapa de las manos como el humo volandero.

No para en meterse en charcos, crear la polémica que es, a lo que parece, lo que le mantiene en la silla de Pedro. Ahora ha devuelto 1,07 millones de euros que le mandaba el nuevo presidente argentino, Mauricio Nacri, que no sé si eran para las misiones, pero el caso es que el nuevo mandatario de la pampa no es de la cuerda de Cristina Fernández de Kirchner, la peronista-comunista que tiene un morro que se lo pisa, a base de botox y siliconas diversas. La Santa Sede de Bergoglio se ha convertido en la sede o consulado de Argentina en el Vaticano, ora pro nobis, a la que acuden hasta los jugadores del Boca, con camisetas papales, ra, ra, ra.

La penúltima ocurrencia de este iluminado Papa & the Mamas, propagador de la familia, incluidos gays y lesbianas, son hijos de Dios pero van en contra del Derecho Natural; su última in pronta es recibir al marxista-leninista Pablo Iglesias, hijo de terrorista, FRAP o GRAPO, me da igual, que alienta el exterminio de los católicos, sus señas de identidad, su fe. Pero abraza su coleta. Arderéis como en el 36. Y aun cuando en nuestro país se reconoce la voluntad de credos (arts. 14 y 16 de la Constitución), los magistrados se pasan la norma por el forro de los cojones.

Así nos luce el pelo. Con coleta. O sin ella. Tirabuzones, como mal menor.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído