Jordi Rosiñol Lorenzo

Acuerdos en la moderación

Acuerdos en la moderación
Jordi Rosiñol Lorenzo. PD

A pesar de los escasos años que han pasado, que no son más que una diminuta gota en el océano de la historia, una laguna entierra en la desmemoria colectiva nuestra sociedad, que prácticamente no recuerda, o quizás no quiere recordar, o tal vez es más fácil mirar a otro lado.

Pero un fuerte escalofrío me recorre cuando buceando en el relato histórico de nuestro país, me llega de forma esporádica la figura política de Julián Besteiro moderado líder del PSOE en el primer tercio del siglo pasado, y es en este momento que los paralelismos con la actualidad se agolpan en la mente, aunque el contexto actual interno y el Internacional no se parecen al que le tocó vivir al mencionado líder socialista, sí que la deriva hacia posiciones de extrema izquierda se asemejan en exceso a hechos que ocurren en nuestros tiempos, así es, cabe recordar como Largo Caballero y sus seguidores, desde el extremismo que se quiere afianzar con el fin de tener la visibilidad y el protagonismo del país, y a cualquier precio el poder, e irresponsablemente encabezan la revolución de 1934, unos hechos alejados del sentido común y la razón, los hechos que dinamitan los puentes para crear una sociedad plural y respetuosa, asentada en la convivencia, unos valores que ya entonces Besteiro veía peligrar más en manos de sus compañeros, que en la propia derecha libera de la CEDA, liderada por el asesinado Calvo Sotelo en los albores de la terrible guerra civil española.

Salvando claramente las distancias, sí que preocupa la deriva extremista del PSOE actual, o mejor dicho la deriva de su líder actual, que llevado por un afán absoluto de protagonismo recuerda más a un visceral Largo Caballero, que a un reflexivo Julián Besteiro.

Pedro Sánchez se abraza sin complejos a Pablo Iglesias, echándose a los pies de la izquierda extremista, a el totalitarismo bolivariano, a diferencia de una inmensa mayoría de españoles de diferentes sensibilidades que lo contemplan con vergüenza ajena, gentes que creen que la moderación es la mejor solución de futuro para España, la mejor solución para una sociedad que necesita, y pide a gritos un gran acuerdo de estabilidad que vaya del centro derecha hasta la socialdemocracia, un espacio que debiera representar y defender el PSOE. Es difícil, pero no poco necesario que surja hoy un líder socialista con los principios y modos de Besteiro, que el que representó Largo Caballero.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído