Cristóbal Valladolid

Reinventando el pan con aceite

Reinventando el pan con aceite
Cristóbal Valladolid. PD

He leído un artículo en El Pais sobre la catalanidad del «pantumaka», pan con tomate en su traducción literal, se afirma en él, no se si en broma o en serio, que este manjar, que lo es para mi, nada tiene que ver con Mallorca, sino con Cataluña, y se dan incluso una serie de reglas a cumplir dictadas por los expertos de aquella región, pues parece ser, que ellos fueron quienes lo inventaron, de la misma manera que dicen haber traído el catalán a Mallorca, como si los romanos no nos hubieran dejado antes aquí, la misma, o parecida lengua romance que les dejaron a ellos.

Nosotros en Mallorca, y creo que en el resto de España, comemos pan con aceite y tomate, «pa amb oli» para nosotros, que era lo único que en otros tiempos había para echarle al pan, cuando ya no quedaba sobrasada del cerdo de las matanzas, bueno, los que hacían matanzas, algunos comían «pa amb oli» todo el año, muy a pesar suyo.

El tomate tenía que ser de «ramallet», no porque lo mandase regla alguna, como parece que ocurre en Cataluña, sino porque no había otro, eran unos tomates cultivados en secano, que se colgaban en ristras en las vigas «d’es porxo», o sea del desván, y que duraban casi todo el año. En verano, en temporada de tomates, también se comía «pa amb oli» con tomates frescos.

El aceite no sabemos si era de oliva, como ahora, porque solamente había aceite, a secas, todavía no se conocía lo del oliva virgen. En aquel tiempo, la única virgen era la madre de Dios, y le dedicábamos el mes de Mayo, el mes de María.

Por cierto, que no hace mucho fui a un restaurante a comer un «pa amb boli», en el que la receta había superado lo del aceite y el tomate, y llevaba además salmón ahumado, jamón, queso, embutidos variados, tortilla francesa, y hasta lomo a la plancha y chuletas de cordero.

Y es que con tal de inventar, ya se inventa todo, incluso hay polémica entre belgas franceses sobre quien inventó las patatas fritas, ya que estos últimos dicen haberlas inventado ellos en el siglo XVIII, y tienen incluso un museo de las patatas fritas.

A nosotros los españoles, que las trajimos de América dos siglos y pico antes, no se nos ocurrió freírlas, menos mal que apareció la inventiva francófona, para corregir nuestra falta de imaginación.

Y hablando de Francia, recuerdo que cuando era joven, los franceses presumían incluso de haber inventado el amor, y la mayoría de sus modalidades, «yo se todo del amor, yo soy francés», decían los personajes franceses a los americanos en las películas. La verdad, sobre este tema, y a esas alturas, no creo hubiera nada para descubrir que no hubiera descubierto ya Pirro antes de vencer a Los Romanos, nada han aportado ahí ni los franceses, ni los griegos, ni siquiera los españoles por aquello del slogan publicitario de Vicks Vaporup.

Y ahora con la política, llegan otros inventores, a quitarle a los ricos para repartir entre los pobres, como si eso fuera algo nuevo, ya lo intentó Jesucristo y no funcionó.

Ni lo ha conseguido nadie desde entonces.

No es broma

La selección de las mejores marcas de termómetros

TERMÓMETROS CLÍNICOS

Aquí encontrarás la oferta actualizada de estos dispositivos de salud

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído