Víctor Entrialgo de Castro

Los huevos de la serpiente

Los huevos de la serpiente
Víctor Entrialgo de Castro, abogado y escritor. PD

Las serpientes de verano que aparecen el día que empieza la Eurocopa o la última semana de las elecciones suelen ser venenosas.

Para que salga una serpiente lo primero que hay que tener es huevos para destapar la cesta, hacerla salir y luego echársela, no al primero que pasa, sino al portero de la selección o al Ministro del Interior.

Eso justamente es lo que han hecho con ellos encantadores de serpientes como Sanchez, el chamán Iglesias, el imán Junquera y el tapado Arturo Mas.

Cuando se aproximan las elecciones y lo ven mal, esta gente echa mano de lo que sea, se tira a la yugular o sacan escuchas o documentos de la segunda guerra mundial.

Además, supuesto que el veneno de esta serpiente de verano no estuviera sacado de tiempo y de contexto ¿no es competencia del Ministerio del Interior de España la defensa de los españoles y estar alerta frente a quienes la quieren fracturar? No sólo es su competencia. Es que es su obligación.

 Arturo Mas, el masovero de los Pujol, ha salido a la calle con su turbante y su cesta a toca a ver si suena la flauta y consigue que la víbora que lleva dentro asome el cuello.

La víbora de Artur Mas, que la ha sacado ayer otra vez, tiene una lengua muy larga que hace salir y vibrar, se mete en seguida y es bífida. O sea, que tiene el final dividido en dos extremos. Con uno, el «cataluñabrexit», clama que hay un contubernio del Estado. Y con el otro reclama dinero, también del Estado.

La víbora se yergue y Mas, con su flauta, parece hacer bailar a la serpiente, cuando en realidad lo que hace es mover la flauta de derecha a izquierda lentamente para que la vibora le siga con la vista, porque las víboras son sordas y no siguen la música ni las instrucciones del hipnotizador y se mueven sólo porque ven en la figura del encantador un posible enemigo. ¡Cómo será la cosa para que la serpiente desconfíe de Artur Mas!

Qué veneno tendrá la víbora que llevan Artur Más y los demás en la cesta que con tal de hacerse con el poder llegan a difamar, sacar cosas de hace años como si fueran de anteayer con frases hueras pero gravísimas con la intención de acabar en 24 horas, con el honor de un ministro de España o de un portero de la selección.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído