Pedro Calvo Hernando

La inesperada recuperación de Rajoy

El resultado de las elecciones, como enseguida reconoció el segundo de a bordo de Podemos, Iñigo Errejón, es bueno para el PP y para el PSOE y malo para Podemos y por supuesto para Ciudadanos. Las posibilidades de un verdadero cambio en España han disminuido mucho en esta jornada electoral en comparación con las expectativas que se habían creado y que se mantenían inexplicablemente en las encuestas a pie de urna. Por cierto, esta vez se ha demostrado bien que las encuestas no sirven para casi nada. La subida del partido de Rajoy es muy fuerte y parece como si sus votantes se hubieran crecido con la terrorífica racha de corrupción descubierta en estos últimos meses. La suma de PP y Ciudadanos queda más cerca de la mayoría absoluta que la suma de PSOE y Unidos Podemos, con lo que la cosa se complica más de lo esperado. El sorpasso en la izquierda no se ha producido, contra todos los pronósticos, lo que cambia las perspectivas políticas como de la noche al día.

Los números muestran que el PP ha recuperado muchos de los votos que se les habían ido a Ciudadanos el 20 de diciembre y eso cualifica mucho la clara victoria de Mariano Rajoy, que desde este momento alberga serias esperanzas de continuar en la presidencia del Gobierno. Para el cambio político en España las cosas se ponen más arduas y va a depender más del apoyo de partidos nacionalistas, algo que en las últimas semanas era un impedimento más tenue. Todos se van a ver atados por sus compromisos de que las elecciones generales no se vayan a repetir por tercera vez, pues eso sería desastroso, a juicio de todos. Como vemos, las cosas han cambiado mucho y los próximos días y semanas prometen ser muy arduos y enrevesados. Pero la consigna es que de terceras elecciones, nada. Enseguida lo vamos a ver.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído