Víctor Entrialgo de Castro

Las encuestas, mi amigo y el dinero que cuestan

Las encuestas, mi amigo y el dinero que cuestan
Víctor Entrialgo de Castro, abogado y escritor. PD

Un encuesta es como una apuesta de los locutores de la 5 que emocionados con las audiencias más que con el juego de la selección, ayer, mientras retransmitían el partido con Italia, sabían que España estaría el sábado en los cuartos de final contra Alemania. Va a ser que no.

Por eso mucha gente está hasta la curvatura clonoscópica de los sondeos, las encuestas y cartomancias de las pitonisas Lolas que anticipan el futuro político, deportivo, cultural, personal.

La cuestión fundamental es que estas elucubraciones, que raramente aciertan, «no son inocentes», como nos hacen creer a todos, sino que son en mayor o menor medida interesadas y pretenden de un modo u otro, condicionar el voto.

Entonces, si no dan una, logran confundir al personal, son un gran negocio que pagamos de una u otra manera y tratan de condicionar las elecciones, ¿por qué no las prohiben?

A la una de la mañana del viernes pasado el Reino Unido estaba en la Unión europea. A las cuatro estaban fuera. No sé cómo pudieron salir todos tan rápido. Con las «israelitas»a las 6 de la tarde del domingo habia «sorpasso». A las 10 de la noche «trompazo». Esto es un sinvivir.

Ellos dicen que son notarios que reflejan la realidad pero parecen más bien trileros. Casi siempre fallan luego siempre que lo han hecho han influido negativamente en algún sentido, deliberadamente o no. Y es que si la clave es el trabajo «a pie de urna», a las demoscópicos les huelen los pies.

Mi amigo Francisco Ortiz no adivinó lo que iba a pasar pero ha estado lúcido y sembrao cuando ha resumido lo sucedido:

«El partido popular se tiene que poner las pilas y comprender que solo se gana cuando se conecta con la gente y esto se consigue pateando la calle y dando la cara aunque a veces te la partan.

El psoe tiene que entender que los atajos no valen y que tal vez ya no son el partido que como decian más se parece a España.

Podemos ha perdido su gran oportunidad, el miedo siempre se vuelve en contra de quien lo provoca,y ellos lo infunden en una gran parte de la población que quiere moderación no revolución.

Y que decir de ciudadanos, aun les quedan varias asignaturas para licenciarse así que a estudiar y en septiembre que lo vuelvan a intentar. Pero sin la soberbia de querer aparentar saber mas que el maestro y lo que es peor querer sustituirlo.. «

Si mi amigo Francisco Ortiz, con esa clarividencia y concisión, intenta la próxima vez anticipar este resumen 24 horas, habríamos solucinado el problema. Nos ahorraríamos las encuestas y el dinero que cuestan.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído