Fernando Sánchez Dragó

«Nunca he entendido por qué la identidad sexual tiene que ser motivo de orgullo»

"Nunca he entendido por qué la identidad sexual tiene que ser motivo de orgullo"
El escritor Fernando Sánchez Dragó. PD

Fernando Sánchez Dragó muestra su oposición a ese carnaval del orgullo gay y dice que diría lo mismo independientemente del movimiento sexual que se celebrase:

Nunca he entendido por qué la identidad sexual, ya sea homo, hetero, bi, tri, trans, pan (como la mía) o poli, tiene que ser motivo de orgullo, pero celebre cada cual lo que le venga en gana. No es de eso de lo que hoy quiero hablar, sino de la sorprendente afinidad que aún subsiste entre la izquierda, chupona siempre a la hora de arramblar con votos que no le corresponden, y quienes esgrimen la bandera del arco iris. Lo digo porque, año tras año, los políticos zurdos se encaraman a los carromatos del desfile, saludan desde sus plataformas a quienes desde el asfalto los jalean y son recibidos con vítores, besos y achuchones.

Recuerda que:

La derecha, en cambio, se queda acoquinadita en sus cubiles, e incluso, como en esta ocasión, los organizadores llegan al extremo de advertir a los miembros del PP de que su presencia no es grata. Curiosa actitud si consideramos que nadie ha perseguido más a los homosexuales, despreciándolos, tildándolos de enfermos, torturándolos y encarcelándolos, que los partidos y los regímenes de extrema izquierda. Aunque es cosa bien sabida y mil veces demostrada, contaré una anécdota elevándola a categoría. No es la primera vez que lo hago.

En 1958, miembro yo y otros 17 compañeros del Partido Comunista, y encontrándonos todos en la cárcel de Carabanchel, solíamos recibir en mi celda, que era ágora de apasionadas tertulias, a un raterillo de Málaga, casi adolescente, bonísima persona y prácticamente analfabeto, lo que no le impedía seguir nuestras discusiones en respetuoso silencio, pero con pasión idéntica a la que nosotros vertíamos en ellas. El raterillo tenía un discreto deje afeminado. Duró ese amistoso toma y daca cosa de un mes.

Un mal día, a su término, nos convocó el ceñudo representante del Comité Central para conminarnos a prohibir la entrada en la celda al malagueño. «Nosotros», adujo aquel animal de bellota estalinista, «somos presos políticos y no podemos aceptar trato alguno con un marica, pues eso nos deshonra a los ojos de la población reclusa». Y, no contento con eso, exigió que le explicáramos la razón por la que le cerrábamos el paso. Pues bien: lo hicimos, a mayor gloria de la obediencia revolucionaria, e inmediatamente, cuando ya era tarde, nos arrepentimos. Ignoro lo que fue de aquel muchacho, pero aún me rechina el alma cuando pienso en él. Es la mayor (si no la única) vileza en la que he incurrido a lo largo de mi vida.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído