FERMÍN BOCOS

Que nadie espere palabras de mármol para Rajoy en el Comité Federal del PSOE

Que nadie espere palabras de mármol para Rajoy en el Comité Federal del PSOE
El presidente Mariano Rajoy. EP

Mitin tras mitin, durante la pasada campaña electoral, Pedro Sánchez repitió una y cien veces que si había que celebrar nuevos comicios era porque Pablo Iglesias (Podemos) había preferido que Mariano Rajoy siguiera en La Moncloa en vez de apoyarle a él para ser investido presidente.

Repetidas las votaciones y dada la nueva aritmética parlamentaria –ironías de la política– todas las miradas se vuelven hacia Pedro Sánchez señalándole como el dirigente que tiene en su mano evitar una tercera vuelta. ¿Cómo? Pues consiguiendo que el PSOE se abstenga en la votación de investidura de Mariano Rajoy, el candidato que encabeza la lista más votada por los ciudadanos el pasado 26 de junio.

Ya digo que no deja de ser irónico que ahora a Pedro Sánchez le haya tocado hacer el papel del alguacil alguacilado que Francisco de Quevedo imaginó nada menos que para el demonio. Desde luego la situación por la que atraviesa la política española tiene algún que otro perfil endemoniado.

Dando por hecho que esta vez Mariano Rajoy aceptará el encargo del Rey para formar Gobierno, en el PSOE las opiniones están divididas al respecto de qué hacer en el trámite parlamentario de la investidura del candidato del PP. Con Sánchez a la cabeza los miembros de la Ejecutiva que le deben el cargo son partidarios de votar en contra impidiendo la investidura de Mariano Rajoy.

Por contra, hay barones regionales partidarios de que algunos diputados socialistas se ausenten o abstengan en el transcurso de la segunda votación con el fin de facilitar la investidura de Rajoy. Por otra parte, es un hecho admitido que las bases del Partido Socialista preferirían un pacto con Podemos, el conglomerado de partidos de la izquierda post comunista que se aglutina entorno de la figura de Pablo Iglesias.

Así las cosas aunque nadie espera que de la reunión del Comité Federal del PSOE que se celebrará este fin de semana salgan palabras para el mármol, en el entorno de Mariano Rajoy confían en que no prospere la idea de Pedro Sánchez y que la posición de veto quede superada por el pragmatismo de dirigentes regionales de mucho peso como es el caso de Susana Díaz, la presidenta de Andalucía.

Ella habla de realismo, instando a reconocer que el resultado del 26J había sido malo para el PSOE y que en consecuencia ahora toca iniciar una tarea ardua: reconstruir el partido. En estos días que se ha dejado ver en el reseco paisaje almeriense de Mojácar, Pedro Sánchez habrá tenido tiempo para meditar sobre lo irónico y complicado de su situación. Todo indica que perdida la oportunidad de alcanzar la Presidencia tampoco podrá ver cumplido su público anhelo de cobrarse la cabeza de Rajoy. Otros son los ganadores de esta partida.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído