Fermín Bocos

Mano dura: Sanfermín y los agresores sexuales

O se acaban las agresiones sexuales durante las concentraciones multitudinarias propias de los Sanfermines o los cuatro babosos que se aprovechan del gentío acaban con nuestra Fiesta.

Una de las más populares y hasta ahora gozosas de cuantas se celebran en España. Además, por supuesto, de la vigilancia policial, en manos de los miles de mozos sanos que vibran y dan vida estos días a Pamplona está atajar cualquier intento de agresión sexual a las mujeres que participan en la Fiesta.

Cortando por las bravas, si fuera preciso para después denunciar el caso ante las autoridades. Nuestra gran Fiesta está más en peligro de lo que parece a simple vista. De entrada no sé si porque son más que antaño o porque ahora se denuncian más los abusos, pero lo cierto es que junto a las crónicas de los encierros y las carreras de los mozos delante de los toros llegan a todas partes noticias de estas agresiones indeseables.

Y no digamos cuando se trata de delitos consumados como el caso de las violaciones denunciadas en los últimos días. Son malas, pésimas noticias. Un contra relato que deja en segundo lugar la alegría, el buen rollo y las connotaciones lúdicas propias de una Fiesta que desde hace muchos años así que llega el 7 de Julio convierte a Pamplona en la capital del mundo.

Ignoro cómo ha podido contaminarse de esta manera el buen nombre de la más universal de nuestras fiestas.

El vino y la promiscuidad propia de toda concentración multitudinaria pueden favorecer las ocasiones para que cualquier tipo pasado de copas confunda la actitud de las mujeres que participan en la Fiesta.

Pero un «no» -como han dicho en voz alta los miles de asistentes a la manifestación de repulsa- es un «NO» que debería bastar para atajar cualquier intento de aproximación libidinosa.

No creo exagerar al decir que San Fermín está en peligro y es tarea de cuantos amamos tan grande Fiesta el estar alerta para cortar de raíz cualquier intento de abuso. Ni una broma más con este asunto. Y mano dura con los babosos. Detención, calabozo y al juez.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído