Esther Esteban

La muerte de un torero

Reconozco que soy una «rara avis» en este país . No me gusta ni el fútbol ni los toros y por lo tanto pertenezco a una minoría de ciudadanos que no se emociona ni por un gol ni por una buena faena taurina. Eso ni me hace sentir diferente, ni me siento excluida de nada, y por supuesto respeto absolutamente a los aficionados de una y otra cosa aunque yo me divierta de diferente manera.

Estos días hemos leído que la Fundación Toro de Lidia ha presentado una denuncia ante la Policía Nacional contra seis personas por sus tuits humillantes tras la muerte del torero Víctor Barrio, a causa de una cogida mortal en la plaza de toros de Albacete. La Fundación ha entregado a los medios de comunicación, un completo dossier de 77 páginas repleto de insultos y mensajes ofensivos contra el diestro fallecido y su familia y yo espero que esto tenga una resolución judicial en los casos que sea preciso y no se tape utilizando en vano el argumento de la libertad de expresión.

El primer denunciado fue un tal Vicent Belenguer que según él mismo dice es maestro de profesión y cuya infamia y grado de fanatismo es tal que solo desde el odio y el desprecio absoluto a todo lo que representa una vida puede escribir lo siguiente: «Muere un tal Víctor Barrio de profesión asesino de toros en Teruel (en su casa lo conocerán a la hora de la siesta) yo que soy un ciudadano muy educado hasta el punto de ser maestro me alegro mucho de su muerte, lo único que lamento es que de la misma cornada no hayan muerto los hijos de puta que lo engendraron y toda su parentela, esto que digo lo ratifico en cualquier lugar o juicio. Hoy es un día alegre para la humanidad. Bailaremos sobre tu tumba y no mearemos en las coronas de flores que te pongan ¡cabrón!».

Al parecer el comentario ha sido ya retirado de facebook, pero ahí queda como la prueba palpable de que el odio puede llevar a decir o hacer cosas terribles. Hoy se trata del tema de los toros pero imagínense en manos de este individuo y su mente retorcida a una clase de niños. Da miedo pensar que enseñará a sus alumnos un tipejo que desea la muerte de la gente simplemente porque tienen aficiones que no comparte. Se puede ser animalista, por supuesto que sí, y antitaurino también pero de ahí a echar ese vómito repugnante por la boca va un trecho.

De hecho habido una petición de firmas muy masiva para pedir la inhabilitación del maestro y, lo cierto es que se te ponen los pelos de punta solo en pensar qué clase de adoctrinamiento dará a sus alumnos de primaria este tipejo.

Sus palabras destilan odio, sectarismo, pero sobre todo falta de humanidad y nadie que aprecie la vida de un ser vivo puede despreciar de esa manera la de un ser humano.

La otra cara de la moneda de esta historia es la de Raquel Sanz, la joven viuda del torero que nos ha conmovido a todos con ese tuit: «siempre soñamos con la portada de la puerta grande de las ventas. No pudo ser. Injusta vida. La que se me ha ido contigo» y otro, en el que daba las gracias a todos los que le han apoyado.

Sea como fuere este tema ha abierto de nuevo el debate sobre si las redes lo aguantan todo o si es aceptable que sean el hilo conductor que muchos desaprensivos utilizan como desahogo, apelando a una falsa libertad de expresión. Al final la realidad y la pura verdad es que todo aquello que es delito fuera de internet lo es también si se utiliza este medio y por lo tanto hay que denunciarlo y la justicia debe perseguirlo. El delito de odio existe y debe denunciarse, perseguirse y juzgarse para desenmascarar de una vez por todas a estos desaprensivos que atentan contra el derecho al honor y a la intimidad de una persona que ha fallecido», ha manifestado Soriano. El diestro Juan Diego, también presidente de la Unión de Toreros, ha declarado que lo sucedido con Barrio es la punta del iceberg del acoso que viene sufriendo desde hace tiempo el mundo taurino por parte del sector animalista: «Tras el velo del animalismo y del buenismo se esconden personas que incitan al odio y a la violencia y que no igualan a las personas con los animales, sino que las degradan», se ha lamentado.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído