Julia Navarro

Estamos donde estábamos

Estamos donde estábamos
El presidente Mariano Rajoy. EP

Tengo la impresión de que nos están tomando el pelo. Me refiero a algunos líderes políticos empeñados en jugar al ratón y al gato con los ciudadanos.

Y es que después de la ronda de entrevistas de Mariano Rajoy con el resto de los líderes políticos se puede decir que estamos do de estábamos, es decir en el limbo, porque a lo que parece al día de hoy es difícil que se forme gobierno.

Estamos asistiendo al espectáculo de ver como Rajoy coloca la pelota en el tejado de Sánchez y este año su vez se la devuelve, y así sucesivamente.

La realidad es que Rajoy no puede pretender que para que haya gobierno en España la única responsabilidad es del PSOE, y Pedro Sánchez por su parte no puede seguir instalado en una ambigüedad que le lleva a decir lo mismo y lo contrario.

Pero vayamos por partes. El panorama político que tenemos es fruto, entre otras cosas, de los innegables esfuerzos del PP por fomentar la división de la izquierda para así debilitar al PSOE. Por otra parte el PP ha sido incapaz de renovar su liderazgo y de limpiar su casa por dentro. A esto hay que añadir que Pedro Sánchez continúa sin decir qué piensa hacer para que haya gobierno. Lo que es una broma es que diga que no tiene que haber terceras elecciones y al tiempo insista en que dificultará el que el PP gobierne. Y es que o nos está tomando el pelo o sencillamente es que está dispuesto a saltar a la torera la recomendación del Comite Federal de su partido de no pactar con Podemos. Es decir puede que Sánchez no haya cejado en el empeño de convertirse en presidente de Gobierno sea cual sea el precio.

Por su parte los líderes de Podemos con el descaro que les caracteriza aseguran que si Sánchez permite que gobierne Rajoy entonces serán ellos y solo ellos quienes lideren la oposición de izquierdas al Gobierno. Parece que creen que a los ciudadanos se nos ha olvidado que si ha habido que repetir elecciones y Rajoy puede repetir como presidente de gobierno es lisa y llanamente porque Podemos lo decidió así imposibilitando un gobierno socialista por intereses puramente partidistas. Los líderes de Podemos soñaban con el sorpasso y por eso no quisieron pactar con el PSOE.

Así que ahora lo único cierto es que la sombra de una nuevas elecciones vuelve a planear sobre el escenario. Por cierto los únicos que están demostrando que de verdad quieren que la legislatura arranque son los líderes de Ciudadanos que además están dispuestos con su abstención a facilitar la investidura de Rajoy.

Saben, creo, que si hubiera terceras elecciones no debería de presentarse como candidato ninguno de los líderes que nos está llevando a un callejón sin salida por su incapacidad para el diálogo. Vamos, qué menos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído