Eleonora Bruzual

Cuando te hermanan al odio y la mentira

Para lo único que sirven los comunistas es para crear grandes mentiras y venderlas como verdades a incautos y resentidos

Cuando te hermanan al odio y la mentira
La periodista Eleonora Bruzual. PD

Los venezolanos día a día padecemos la grave situación que en todas las áreas del quehacer hace invivible el país. Desde la ausencia cada vez más grave de medicamentos e insumos, pasando por la carestía brutal de comida que ha llevado a miles de personas desesperadas a cruzar la frontera con Colombia, en busca de productos de la dieta diaria que tienen meses que no se encuentran y que para intentar comprarlos se deben hacer interminables colas, tan iguales o peores a las que la historia contemporánea refiere de cada país donde el comunismo «hambreador» y depredador ha impuesto.

Colas que si chequeamos -hoy con la facilidad que brinda la Internet y sus bancos de información y fotografías- son iguales o peores a las que se dieron en la Unión Soviética y en los países bajo dominio comunista. Hambruna que se dio en la China comunista por décadas, en Corea del Norte hasta nuestros días y por supuesto en la Cuba castrocomunista, donde para comer hay que hacer grandes colas y también aceptar la prostitución de miembros de la familia porque los tiranos Castro lo que han hecho durante más de 57 años es destruir un país que a su llegada mostraba evidentes cifras de desarrollo, producción y modernidad.

Como para lo único que sirven los comunistas es para crear grandes mentiras y venderlas como verdades a incautos y resentidos, Fidel Castro y su banda bien se ocuparon de borrar cifras de realidades que en los ámbitos económicos, sociales y educativos presentaba esa isla que hoy no es más que una mazmorra infecta para los disidentes y un burdel de mala muerte para todos sus habitantes.

Siendo Venezuela la víctima desgarradora del hacer de un milico traidor y ambicioso que tomó como ejemplo a seguir la criminal hechura castrocomunista y le entregó nuestra soberanía convirtiéndonos en provincia de esa Cuba destrozada, creo necesario traer aquí cifras avaladas por Naciones Unidas, Oficina Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que desnudan esa mentira mil veces repetida por la izquierda cómplice, ese gran engaño y hacer de la sangrienta irrupción y luego eternización de la revolución que vendieron «Verde como las palmas» y terminó siendo en verdad Roja como la sangre del pueblo cubano esclavizado y arruinado un embuste letal aunque cientos de encubridores le llamen «entrañable referencia».

Ciertamente vivía Cuba para el momento del arribo de los vándalos castristas, la dictadura de Fulgencio Batista, uno más de los autócratas que llenan su historia republicana, pero definitivamente el remedio fue peor que la enfermedad; esta espantosa peste marxista-leninista que ha arruinado la mayor de las Antillas se las ingenió muy bien para mentir y ser creídos, además de ser aplaudidos y loados por antiamericanos, resentidos y comunistas del mundo…

Léase bien que en 1958 sólo el 14% del capital total invertido en la isla era norteamericano. El 62% de los bienes de la industria azucarera, el principal renglón de la economía nacional, eran propiedad de cubanos en ese mismo año, hoy no hay industria azucarera y los únicos dueños de todo son los tiranos Castro, sus familias y la nomenclatura militar que sostiene la tiranía a cambio de riqueza e impunidad

Léase que en 1953, Cuba ocupaba el número 22 en el mundo en médicos por habitantes, con 128,6 por cada 100.000. Su tasa de mortalidad era de 5,8, mientras que la de Estados Unidos era de 9,5 y la de Canadá de 7,6. A fines de los 50, la isla tenía la tasa de mortalidad infantil más baja de América Latina con 3,76, seguida por Argentina con 6,11, Venezuela 6,56 y Uruguay 7,30, según datos de la Organización Mundial de la Salud, y hoy, con el secretismo tan útil para sembrar mentiras y no necesitar sustentarlas, la realidad es la mejor estadística, realidad que igual se ve y se padece en Venezuela.

La Cuba precastrista tenía el número 33 entre 112 naciones del mundo en cuanto a nivel de lectura diaria, con 101 ejemplares de periódicos por cada mil habitantes, lo cual también contradice el argumento de que el país estaba formado por un gran número de analfabetos. Los nombres de José Lezama Lima, Alejo Carpentier Amelia Peláez, René Portocarrero, Wilfredo Lam, y músicos como Ernesto Lecuona, Hubert de Blank, Amadeo Roldán, Alejandro García Caturla, el Trío Matamoros, Eliseo Grenet, Sindo Garay, Benny Moré, Dámaso Pérez Prado y muchos más eran conocidos internacionalmente.

Muchos datos más desnudan la mentira. Muchas lágrimas cubanas y ahora venezolanas, son el balance…

ebruzual@gmail.com
@eleonorabruzual

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído