Fermín Bocos

Presidente del Gobierno, pactos y una salida digna

Presidente del Gobierno, pactos y una salida digna
Mariano Rajoy (PP). EP

¡Claro que la situación política que dejaron las urnas del 26 J es endemoniada¡ Para que Mariano Rajoy salga investido presidente necesita el «sí» de Ciudadanos y la abstención del PSOE.

Ambos partidos durante la campaña centraron su estrategia en denunciar los casos de corrupción que cercan al Partido Popular. En cualquier otro país de la Unión (quizá con la excepción de la Italia de Berlusconi), los electores habrían castigado a un partido con esos antecedentes.

Aquí sucedió lo contrario: el PP consiguió más escaños en el Congreso y revalidó la mayoría en el Senado.A partir de ahí los populares- sin decirlo abiertamente – iniciaron un contra relato en el que la conclusión era que Mariano Rajoy, políticamente hablando había sido «indultado».

A partir de este diagnóstico que fuera del plano moral deja sin argumentos a Sánchez y a Rivera para exigir la renuncia de Rajoy como candidato popular a la investidura ,todas las iniciativas posteriores al 26 J encajan como la maquinaria de un reloj suizo.

El PP toma la iniciativa, abre una línea de contactos discretos con los nacionalistas , empezando por lo estigmatizados dirigentes separatistas de la vieja Convergencia y a cambio de futuros apoyos para que este partido tenga Grupo Parlamentario propio ( no reúne los requisitos establecidos por la ley) consigue hacerse con la presidencia de las Cortes ( Ana Pastor ) y tiene mayoría en la Mesa dejando al PSOE (candidato Patxi López ) con un palmo de narices.

Y a los entusiastas «boys scouts » de Ciudadanos muy, pero que muy, mosqueados. Dure lo que dure la legislatura y teniendo en cuenta que el PP está en minoría, el papel de la Mesa del Congreso será capital a la hora de estimular o frenar determinadas iniciativas de la oposición.

Es obvio, como decía, que la situación es endemoniada. Pero España como país que tiene dentro de casa compromisos a plazo fijo (Presupuestos, pensiones, techo de gasto etc.) y fuera, los que se derivan de formar parte de la UE, sería nefasto prolongar la actual interinidad.

Son tantas las voces de dirigentes del PSOE que se han dejado oír para decir que sería un dislate forzar unas «terceras» elecciones, que a Pedro Sánchez le quedan pocas salidas. Salidas dignas, se entiende.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído