Rafael Reina

Y la Saga sigue

Y la Saga sigue
Rafael Reina. PD

Siempre que hay nuevas elecciones, aunque el siguiente candidato sea del mismo color político, siempre se abre la duda de los cambios que sobrevendrán con el nuevo «mandamas» pero en el caso de las elecciones de USA, si el color es del mismo del actual presidente (color político se entiende), está asegurada una continuidad de la más pura line recta, no solo por la falta de originalidad de la candidata elegida, pero por los definidos pasos que hasta el momento ha dado.

En política interna, ninguna oferta para los más de 11 millones de ilegales en el país. Parece que los demócratas ha valorados como suficientes, los auto-creados enemigos de su oponente D. Trump, con su inflamatorias declaraciones en contra de Mexicanos y emigrantes del Sur, con su apuesta por levantar un muros aún más largo a expensas de los presupuestos Mexicanos.

Si se trata de seguridad/armas, ni un grado de desviación a las centenarias e idénticas propuestas que el partido Demócratas ha aportado durante años, a la súper famosa segunda enmienda constitucional, que más que un párrafo de la enmienda, parece la china en el zapato tanto para los que desean abolirla como los que desean conservarla. Ningún cambio tampoco al eterno problema racial de estos Estados Unidos, que a fuerza de negarlo y de intentar ser políticamente correctos, cada día lo hacen más visibles y si por si le faltara visibilidad, siempre hay un policía que se encarga de recordarlo.

Sin novedad en el horizonte económico, donde la postulada presidenta, ni pincha ni corta ni por supuesto juega al balón, el repunte económico, los niveles de paro y el último aumento al salario mínimo lo hacen innecesario.

La política Exterior ha encontrado una cómoda postura en el acolchado sillón de «buena voluntad» con Irán, la venta de armamento a Arabia, las velas a todo trapo del Tratado del Atlantico, el amor eterno con China y últimamente el oportuno hombro para las lágrimas de su «Madre Patria» el British Empire; son más que suficientes para rellenar horas de discursos para una audición que le importa bien poco mientras haya, Basketbal, Baseball y algunos dólares sueltos para el Hot-Dog.

Pero esa pertinaz línea recta apunta a un punto muy concreto en el futuro que está pasando desapercibido por el ciudadano norteamericano y que bien podría ser la «solución» a la famosa segunda enmienda, una mayoría abrumadora de ciudadanos que por sus ideales religiosos apoyara una enmienda a la enmienda.

Unos escritos Mormones de 1800’s, precisamente advierten, que serán los republicanos los que en última instancias salvaran la constitución Estadounidense, que movimientos abogaran por cambios que la dejarían herida de muerte y que la determinación Republicana evitaría la catástrofe.

Esas hordas bien pueden ser el creciente y constante aumento del Islamismo, en la actualidad asentado en muchos de los estamentos Gubernamentales, Policía, Ejército, Estados, Culturales, Financieros, Económicos y especialmente Político.

No hay prácticamente una agencia estatal o para-estatal donde el Islam no esté presente y por si eso fuera poco, el Vicepresidente elegido por la Senadora es un conocido afín a la Hermandad Musulmana, que para los que no lo sepan, es el brazo socio/político de Hamass entre otros grupos terroristas, con representación en el Mundo como CAIR (Consejo Americano de Relaciones Islámicas) u otras siglas para cada país.

Estas representaciones tienen como objetivo el proceso «Lobist» con apoyos económicos a postulantes como es el caso del ex gobernador de Virginia.

Ryan Mauro del Clarion Project en un amplio y detallado artículo, expone los lazos y conexiones de esta intrincada red Islámica, emergida de la Organización Hermandad Musulmana.

La selección de las mejores marcas de termómetros

TERMÓMETROS CLÍNICOS

Aquí encontrarás la oferta actualizada de estos dispositivos de salud

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído